Archivos

AKP

Esta etiqueta está asociada a 12 entradas

ALTO COMISIONADO DDHH DE NACIONES UNIDAS: TURQUÍA COMETE GRAVES VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS CONTRA CIUDADANÍA KURDA

El Informe que fue publicado el 10 de Marzo acusa a las fuerzas de seguridad turcas de cometer graves violaciones contra los derechos humanos durante las operaciones llevadas a cabo en las zonas kurdas desde Julio de 2015. En el informe se detallan las evidencias de “destrucción masiva, asesinatos y numerosas vulneraciones de los derechos humanos cometidos desde Julio de 2015 hasta Diciembre  de 2016 en el sureste de Turquía, a manos de las fuerzas de seguridad gubernamentales y provocando el desplazamiento de 500.000 personas, la mayoría de etnia kurda”.

El Informe denuncia que las operaciones llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad gubernamentales han impactado en más de 30 ciudades y han desplazado entre 335.ooo y 500.000 personas, la mayoría de ellas de etnia kurda. En dicho informe se contextualiza el conflicto entre las fuerzas gubernamentales y el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), formación insurgente en conflicto abierto con el gobierno turco desde 1984, sin embargo el conflicto entró en una tregua en 2013. Dicha tregua finalizó el verano de 2015 tras los comicios llevados a cabo en Turquía.

En el informe también aparecen imágenes de satélite de las áreas más afectadas, mostrando la elevada tasa de destrucción por artillería pesada, llegando a haber desaparecido barrios enteros. La destrucción no solo se refiere a viviendas sino también a zonas declaradas patrimonio de la humanidad y de elevado valor arqueológico y cultural. Un ejemplo es la destrucción llevada a cabo en la ciudad de Nusaybin, provincia de Mardin, donde fueron destruidas 1.786 edificios. También en el distrito de Sur (Diyarbakir) donde se ha realizado una estimación de un 70% de edificios totalmente destruidos por bombardeo. El Informe describe como “devastación apocalíptica” la de los barrios situados en Cizre, ciudad kurda cercana a la frontera con Siria. A principios de 2016, cerca de 200 residentes, muchos de ellos en edad infantil, se encontraron atrapados en los sótanos de los edificios, sin agua, sin posibilidad de acceder a atención médica y sin posibilidad de salir, debido a la restricción del toque de queda continuado. Dichos residentes murieron a causa del fuego provocado por los bombardeos.

El Informe de la ONU llega en un momento especialmente controvertido para el ejecutivo turco que se encuentra a las puertas de celebrar un referéndum que puede transformar a la República turca en un sistema presidencialista centrado en una única persona: Erdogan.

Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidad para los Derechos Humanos, realizó una dura crítica al gobierno de Erdogan, acusándole de haber provocado cientos de muertes en un marco ilegal. Según palabras del Sr Zeid Ra’ad al Hussein, “no ha habido ni una sola investigación al respecto en Turquía, no ha sido detenido ni un solo sospechoso respecto a los hechos ocurridos”.  Aún más, el gobierno del Sr. Erdogan no ha permitido ni facilitado el trabajo de monitorización a los miembros de Naciones Unidas, no permitiéndoseles visitar las zonas afectadas. Desde el comienzo del conflicto armado, han perdido la vida 40.000 personas.

La respuesta de Turquía no se ha hecho esperar y ha sido el propio propio Ministerio de Exteriores de Turquía quien acusa a la ONU de elaborar un informe con información sesgada y poco profesional, llegando a afirmar que dicho informe se encuentra solapado por propaganda terrorista.

Las siguientes imágenes que fueron tomadas desde satélite muestran el nivel de destrucción en diferentes áreas de Diyarbakir Sur y Nusaybin.

Nusaybin

Nusaybin antes del bombardeo

Nusaybin después del asedio

Sur, Diyabakir

Suleyman Nazif School

Suleyman Nazif Scholl 2

Suleyman Nazif 3

Sur 1

Sur 2

Para acceder al Informe completo pulse en el siguiente enlace: http://www.ohchr.org/Documents/Countries/TR/OHCHR_South-East_TurkeyReport_10March2017.pdf

Fuente: EFE/OHCHR

 

 

 

Anuncios

TURQUÍA: PSEUDO-DEMOCRACIA Y CONTRA-REVOLUCIÓN TRAS EL 15J

La policía turca ejerciendo la represión dictada por el presidente Erdogan en diversas universidades del país [Foto: Barish Tugrul]

Autor: Baris Tugrul

Fuente: http://www.unitedexplanations.org/2017/03/08/turquia-pseudemocracia-revolucion-tras-15-j/

Desde la perspectiva de Occidente, a pesar de las críticas y miradas sospechosas por parte de algunos intelectuales, a Turquía siempre se le ha concedido un papel irrevocable, presentándola como el único país donde el Islam moderado y la democracia liberal al estilo occidental han podido coexistir más o menos con una buena harmonía. Refiriéndose a su postura geopolítica y, a su vez, a las innegables transformaciones modernizadoras, conseguidas a través de la revolución republicana de la década de 1920 protagonizada por el padre fundador de la misma, Mustafa Kemal Atatürk, el país ha sido definido como un puente de conexión entre Europa y Asia, en términos geográficos, y entre Occidente y Oriente, en términos de la cultura política. El sueño kemalista que tan bien sonaba para algunos, sin embargo, no iba a tardar en chocar contra los muros de la realidad social heredada por la tradición otomana que había creado unas estructuras sólidas cultivadas a lo largo de seis siglos.

Así ha sido la relativamente corta e intensa historia contemporánea de la joven República de Turquía que, con una mirada alternativa, no sería incorrecto afirmar que ha sido, al mismo tiempo, una historia de grandes rebeliones, masacres e intervenciones militares como cultura política. Algo que lanzó una desafortunada tradición de golpes de Estado en 1960, 1970, 1980, el llamado golpe postmodernista de 1997 y finalmente el golpe fallido del 15 de julio de 2016, supuestamente encabezado y orquestado por el influyente clero autoexiliado en EE.UU., Fetulá Gülen. Cada una de estas intervenciones, cuyos responsables nunca han rendido cuentas ante la justicia (cuestionable concepto cuya existencia levanta innegables dudas en el contexto turco) ha ido seguida de excusas para justificar tanto la ruptura antidemocrática como las posteriores atrocidades cometidas por los mismos actores impunes.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan [Foto vía WikimediaCommons].

Requeriría un largo y complejo debate llegar a hacer un análisis profundo de cada uno de estos golpes, sus motivos oficiales, y oficialmente justificados, y los motivos que nunca han tenido un lugar en la historia oficial. No obstante, cada uno de estos golpes tiene en común unas consecuencias que, a pesar de que las víctimas varíen dependiendo de cada época, siempre acaban con el trabajo, sudor y sacrificio hechos para poder convertir esta pseudodemocracia en una democracia mínimamente funcional y estable. Sería lo más deseado que las políticas puestas en marcha tras el fallido golpe de Estado del 15 de julio (15-J) fuesen una excepción, sirviesen para reformar profundamente las instituciones y los aparatos del Estado y no se hubiesen convertido en una ola de revanchismo igual que en las ocasiones anteriores. No ha sido así; hasta el momento el concepto de democracia en Turquía sigue siendo, cada vez más, un concepto abstracto al que sólo suele referirse en los textos académicos y en los discursos más populistas adoptados por los mismos que acaban con el propio sentido democrático.

15 de julio: lealtades cambiantes entre la alianza y la traición

El intento de golpe del 15 de julio de 2016, cuyos motivos y actores directamente involucrados todavía se desconocen más allá de especulaciones, provocó mucho miedo y preocupación entre todos los sectores en los pueblos de Turquía. Se veía con total claridad la involucración de cientos de oficiales de alto rango del ejército turco, sobre todo de las fuerzas aéreas, que llegaron a bombardear el Parlamento del país. Se habla de una posible infiltración masiva del movimiento gülenista Hizmet (cuya traducción al castellano es “el Servicio”) en los aparatos más críticos del Estado: ejército, policía, justicia, e incluso la propia burocracia estatal incluyendo el propio Parlamento, el gobierno y el mismo gabinete ejecutivo. No se trataba de ningún secreto; fue el propio Bekir Bozdağ, el actual Ministro de Justicia, quien, hablando de la supuesta cabeza golpista, afirmó hace tan sólo seis años (2011) que:

“Fetulá Gülen es un valor meritorio criado por este país, ¡os guste o no! Pero es un valioso personaje, un sabio que aporta su servicio para criar generaciones fieles a los valores nacionales y morales de este país. Y lo tiene todo transparente, bajo el control y observación del Estado […]. Sería una gran injusticia acusarle de tener ‘una banda’, ya que él mismo no está presente aquí.”

Sólo 5 años después, el mismo Bekir Bozdağ iba a realizar una visita oficial urgente a EE.UU. con pruebas muy evidentes y concretas para pedir la extradición del mismo Gülen a quien califica esta vez de “Osama bin Laden de Turquía”. Así que, según la versión oficial del gobierno, el Osama bin Laden turco había organizado un golpe de Estado sanguinario a pesar del estricto control del Estado; es decir, bajo su propio control, ya que las infiltraciones de Gülen ya estaban presentes en los altos cargos de la policía y justicia turcas. Los mensajes post-electorales de Erdoğan enviados al “otro lado del charco” y que invitaba a Gülen a Turquía para acabar de una vez con “la larga añoranza” tenían una buena explicación para la opinión pública turca: “hemos sido engañados, ¡que Alá nos perdone!” No estaba claro si Alá les iba a perdonar o no, pero lo que sí que se sabía era que Erdoğan no iba a perdonar a los que fueron cómplices de esta traición, o sea muchos de los que han estado a su servicio a lo largo de más de 10 años de su gobierno. El golpe le dio una gran oportunidad, un pretexto excelente para extender una auténtica caza de brujas.

Las semillas de la purga post-golpe

https://i1.wp.com/www.unitedexplanations.org/wp-content/uploads/2016/07/Foto3-golpeTurqu%C3%ADa-e1488821026337.jpg

Fethullah Gülen, teólogo e intelectual turco exiliado en los EUA y actualmente acusado por Erdogan de estar detrás del intento de golpe de Estado [Diyar Se vía Flickr].

El post-golpe, como los demás golpes experimentados a lo largo de la historia negra de la democracia en Turquía, ha llevado el país a una sistemática purga con el pretexto de una amplia limpieza de los gülenistas de las instituciones y aparatos del Estado. El estado de emergencia declarado cinco días después del intento de golpe, bajo el artículo 120 de la Constitución turca, suponía una duración de tres meses, pero fue prolongado tres meses más en octubre de 2016 y otros tres meses más en enero de 2017. Según las autoridades, entre ellos el señalado Ministro de Justicia, las infiltraciones por parte de los terroristas de la organización FETÖ (acrónimo por la Organización Terrorista de Fetulá Gülen en turco) son tan profundas que requieren acciones extraordinarias para llevar a cabo una limpieza eficaz. Según el Primer Ministro Binali Yıldırım, el criterio era muy claro: los que se dieron cuenta de la maldad del bin Laden turco después de las Operaciones 17–25 de diciembre de 2013 –fechas correspondientes a las operaciones anticorrupción hacia figuras importantes dentro del AKP, el partido gobernante de Erdoğan– iban a ser perdonados. Y todos aquellos que mantenían cualquier tipo de relación con gülenistas después de eso, iban a pagar la cuenta.

Este simple hecho es un ejemplo del mermado estado de derecho turco, cuyo principio fundamental debería basarse en la separación de poderes. Sin embargo, el Primer Ministro, jefe del poder ejecutivo, decidía quién debería ser investigado y condenado asumiendo el papel de los tribunales, que supuestamente deberían ser entidades independientes en un Estado democrático.

No obstante, la limpieza ha empezado a superar no solamente los límites previstos sino también los de la imaginación: según el gobierno turco de Erdoğan, los gülenistas tenían una estricta relación con los kurdos del PKK, que son estrechos colaboradores de las fuerzas kurdas del YPG/YPJ en Siria, fuerzas que ahora luchan contra el autodenominado Estado Islámico. Teniendo en cuenta que la mayoría de los generales que dirigían en su momento las operaciones militares contra la guerrilla del PKK en el este y sudeste de Turquía han sido encarcelados por pertenecer a la organización terrorista de FETÖ, el supuesto vínculo y alianza que puede haber entre las dos organizaciones suena poco creíble. Sobre todo cuando el propio Erdoğan empezó a argumentar que existía una relación multipartidaria entre los gülenistas, el PKK y el autodenominado Estado Islámico. La broma iba más allá de los límites de un populismo absurdo.

Sin embargo, estos argumentos delirantes no buscaban convencer a la comunidad internacional de que las medidas antidemocráticas tomadas hubieran sido legítimas. Más bien intentaban influir en la opinión pública de ciertos sectores ultraderechistas en Turquía y, con el mismo pretexto, aplastar las voces críticas y todo tipo de oposición contra las políticas violentas adoptadas por el gobierno del AKP ante el referéndum para el cambio constitucional a través del cual Erdoğan busca conquistar todos los poderes del Estado. El líder turco no se acobardó tampoco en sus declaraciones y pidió volver a traer la pena de muerte para los que traicionaban a la patria en sus mítines, mientras hace tan sólo un año enviaba delegaciones tanto a la Isla de İmralı, donde el líder del PKK, Abdullah Öcalan (alias Apo) cumplía su pena de cárcel, como a la base principal del PKK en los montes Qandil para establecer una hoja de ruta hacia la paz.

La limpieza en marcha: intolerancia hacia el capital intelectual

La purga puesta en marcha ha sido y sigue siendo dramática: según el informe preparado por Zeynep Altıok  –vicepresidente responsable de los derechos humanos del principal partido de la oposición, el CHP (Partido Republicano del Pueblo)–, que se basa en los últimos datos oficiales, unas 40.000 personas ya han sido detenidas, mientras fuentes no oficiales afirman que la cifra ha superado las 50.000 personas. Unos 32.000 de estos detenidos han sido puestos en prisión, entre los cuales encontramos unos 6.000 soldados y 1.750 policías.

https://i0.wp.com/www.unitedexplanations.org/wp-content/uploads/2017/03/Foto3-ErdoganGolpe-e1488821171846.jpg

Detención de funcionarios, profesores y académicos en las universidades turcas [Foto: Barish Tugrul].

Por otra parte, más de 108.000 funcionarios han sido suspendidos, de los cuales unos 60.000 han sido despedidos a través de los decretos extraordinarios legislados por el Consejo de Ministros. Entre los despedidos, las cifras que llaman más la atención han sido las del Ministerio de Educación Nacional, con más de 28.000 funcionarios despedidos y más de 60.000 maestros inhabilitados. Curiosamente, la mayoría de los y las maestras puestos en la calle han sido acusados de “pertenecer a organización terrorista” sin especificar a cuál se refieren. Lo que sí se sabe es que, curiosamente, todos los que han sufrido la purga pertenecían a la Unión de Trabajadores de Educación y Ciencia (Eğitim-Sen), un famoso sindicato que protesta ferozmente contra las políticas educativas reaccionarias del gobierno.

El último golpe ha caído sobre la academia en Turquía. Como se había visto en el golpe de Estado del 12 de septiembre de 1980, la tradición no ha cambiado: la voz crítica, una vez más, ha sido el blanco de la intolerancia golpista. Los decretos extraordinarios se han convertido en una herramienta del gobierno para echar a cientos de científicos a la calle. Una vez más, la explicación de las autoridades ha sido que el movimiento gülentista llevaba décadas invirtiendo en educación superior a través de las universidades públicas, pero sobre todo las privadas, que asumían el papel intelectual del movimiento Hizmet.

No obstante, como en los demás campos de batalla, la purga no iba a limitarse a los supuestos gülenistas y la excusa se ha vuelto poco creíble a la hora explicar la caza de brujas sistemática hacia el verdadero objetivo: los firmantes del manifiesto de paz titulado “No seremos parte de este crimen”, proclama que surgió ante la erupción de la guerra entre las fuerzas armadas turcas y la guerrilla kurda. La reacción inmediata del Estado fue encarcelar a los profesores firmantes, a quienes Erdoğan calificaba de terroristas pese a su profesión. Poco después, la administración de las propias universidades se unió a este juego, dando respaldo al presidente turco y señalando a los que pertenecen a la iniciativa “Académicos por la Paz”, declarándose que las universidades siempre serán fieles y estarán al servicio a la nación turca. Algunos rectores incluso han ido un paso más allá abriendo una investigación interna sobre cada firmante.

La situación de vulnerabilidad ha empezado a provocar cierta tensión y ansiedad entre los académicos antes de la publicación de cada decreto en el Boletín Oficial del Estado. Cada último decreto ha incluido los nombres de cientos de profesores y profesoras universitarias que habían dedicado toda su vida a la investigación y la enseñanza. El capital intelectual del país se ha puesto en la diana. El último decreto, el nº686, ha sido un duro golpe que ha causado un gran malestar en la sociedad, ya que ha acabado con la funcionalidad de algunas facultades de las universidades más prominentes del país mediante el despido de decenas de profesores. Ha sido una clara muestra de que el estado de emergencia que le otorgaba una autoridad absoluta al Consejo de Ministros, el mecanismo marioneta del Presidente Erdoğan, ha sido pensado para ir más allá de mantener el orden y la seguridad del país y tiene el objetivo de acabar con todas voces críticas antes del referéndum del 16 de abril de 2017. Un referéndum que no sólo trata de un cambio constitucional sino de un cambio de sistema, un cambio de régimen hacia un poder unipersonal que actuará con puño de hierro. De otro modo, es difícil de explicar la liquidación entera de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Ankara, İLEF, heredera tradicional de la escuela crítica de Frankfurt en el país, o la de Ciencias Políticas, Mülkiye, con su reputación histórica en las ciencias de la administración y de la diplomacia.

https://i0.wp.com/www.unitedexplanations.org/wp-content/uploads/2017/03/Foto4-ErdoganGolpe-e1488821259136.jpg

Vehículo policial utilizado para tomar la Universidad de Ankara [Foto: Barish Tugrul].

No obstante, ésta no es la parte más oscura de estas operaciones de liquidación intelectual. Erdoğan no pretende sólo acabar con la brillante carrera de miles de intelectuales, sino también seguir castigándoles: las listas con los nombres de los que han sido despedidos han sido difundidas a todas las universidades privadas, escuelas donde los despedidos podrían seguir con su profesión. Yendo más allá y previendo posibles movimientos, las autoridades también han bloqueado a los que considerarían continuar con su carrera fuera del país y todos aquellos académicos despedidos de sus puestos no sólo han perdido su profesión y la posibilidad de caminar hacia al sector privado de la enseñanza sino también la opción de ir al extranjero, ya que sus pasaportes han sido anulados. Para algunos y para algunas Turquía se ha convertido en una auténtica cárcel al aire libre.

En la actualidad, ya se ha superado la cifra de 3.500 profesores que han perdido su trabajo junto con su pasaporte, y la única solución se encuentra en el surgimiento de redes de solidaridad. Los que mantienen su puesto organizan eventos para recaudar fondos o lanzan campañas de donación en las redes interuniversitarias. Sin embargo, los recursos son escasos y limitados mientras los nuevos decretos dan señales de más oleadas de despidos. A pesar de que no haya mucha esperanza en que la situación y las condiciones actuales mejoren a corto plazo, esto no ha amedrentado a los académicos: la injusticia, después de tanto tiempo, ha roto las celdas del silencio y los  profesores echados de las aulas han ocupado los espacios públicos para seguir ejerciendo su profesión en las academias de la calle.

Todo esto muestra una clara realidad: la estrategia pre-referéndum de Erdoğan se basa en aplastar a todos aquellos que puedan levantar la voz en contra su poder absoluto. Los diputados, incluso el Presidente Erdoğan y el Primer Ministro Yıldırım, ya han declarado en varias ocasiones que todos aquellos que hacen la campaña para el “No” al nuevo sistema político en cuestión son terroristas y golpistas como FETÖ, Daesh o el PKK.

Controlando directa e indirectamente la inmensa mayoría de los medios de comunicación, cerrando los demás, y encarcelando a cientos de periodistas bajo la acusación cliché de “enaltecimiento del terrorismo” las condiciones bajo el estado de emergencia bastan para cuestionar la legitimidad e incluso la legalidad de un referéndum democrático. La cuestión es ¿qué pasaría bajo la victoria de uno y otro resultado? Si gana el “Sí”, los que encarcelan a los periodistas y académicos gritarán en nombre de la democracia afirmando que el pueblo, es decir “su pueblo”, ha decidido que Erdoğan sea Presidente con poderes ejecutivos, legislativos e incluso jurídicos en la mano, y posiblemente será dueño eterno de su neo-sultanato. En otras palabras, el pueblo acabará con los trocitos de la democracia turca de forma democrática.

https://i1.wp.com/www.unitedexplanations.org/wp-content/uploads/2016/09/Diktator-e1473777643932.jpg

Manifestación contra Erdogan, en el que se aprecia claramente como el presidente turco es acusado de dictador, año 2013 [Foto vía Flickr]

¿Y si gana el “No”? En tal caso, subiendo el volumen de su estrategia de opresión, Erdoğan convocará elecciones anticipadas y su único objetivo será que los dos partidos políticos de polos opuestos no superen el 10% de los votos generales y no tengan representación parlamentaria. Teniendo en cuenta que el propio sistema electoral favorece a los partidos mayoritarios, es decir al AKP de Erdoğan, el gobierno actual superaría fácilmente la mayoría absoluta en escaños y esta vez cambiaría la Constitución sin tener que recurrir a un segundo referéndum. Sabiendo que unos 12 diputados y diputadas del HDP están encarcelados, incluyendo el co-presidente Selahattin Demirtaş y la co-presidenta Figen Yüksekdağ, y la opresión total que sufre la organización del partido en todo el país, sería un sueño pensar que podrían hacer una campaña electoral libremente.

En otras palabras, tarde o temprano, una victoria tiránica de Erdoğan parece ser inevitable. Es evidente que el Presidente no puede permitir que haya otra posibilidad: el miedo a ser juzgado por sus crímenes le empuja en esa dirección. Dejando de lado los menos importantes, como los casos de corrupción, el líder turco tiene en su haber crímenes de guerra por haber enviado camiones llenos de armas pesadas a la oposición siria bajo la etiqueta de ayuda humanitaria, y crímenes contra la humanidad por ser el responsable principal de la destrucción de decenas de localidades kurdas y de la muerte de cientos de civiles en el Kurdistán turco. No obstante, además de enfrentarnos a una cuestión de mantenimiento del poder poniendo en marcha todos los mecanismos antidemocráticos que sean necesarios, se trata de una regresión de décadas en el capital intelectual del país, sobre todo si se entiende que el AKP no tiene ninguna generación preparada para reemplazar esta perdida. El movimiento de Gülen era el motor que proporcionaba a Erdoğan los cerebros cualificados para promover la burocracia del Estado, y careciendo de cerebros sólo le quedará el músculo que no servirá más que para llevar a cabo una opresión sin sentido, sin calcular las consecuencias profundas que eso pueda suponer.

Las políticas y la estrategia post-golpe han sido un ejemplo claro de esta grave realidad. Las medidas preventivas se han convertido en una contra-revolución que quiere acabar con un periodo, la primera república kemalista, y empezar otro, la segunda república erdoganista. Sin embargo, tal y como afirma Büchner, a través de Danton, “la revolución es como Saturno, que devora a sus propios hijos”. Esta anti-revolución también, tarde o temprano, acabará devorando a sus propios hijos.

EL RÉGIMEN TURCO ASUSTA A LA SOCIEDAD POR SU VIOLENCIA Y POR LA VIOLENCIA QUE HA DEJADO HACER

Texto: Emre Ömgün (Rebelión)

Algunas cifras para comenzar. Desde la tentativa de golpe de Estado, el 15 de julio de 2016, ha habido 450.000 parados más; 144 periodistas han sido detenidos, 2.500 periodistas han perdido su empleo; 11 diputados y 74 alcaldes han sido encarcelados (los diputados eran todos miembros del HDP -Partido Democrático de los Pueblos- y la mayoría de los alcaldes, kurdos), 87.000 personas han sido despedidas de la función pública, entre ellas un número significativo de sindicalistas y de opositores de izquierda, así como universitarios que habían firmado una petición a favor de la paz. Hay que añadir a esto 35.000 funcionarios suspendidos. 177 medios (periódicos, páginas web, radios, televisiones) han sido cerrados.

Las cifras que preceden forman parte no solo de un proyecto represivo, sino que constituyen también un plan de austeridad a gran escala: 87 000 funcionarios menos en seis meses. Debido a la crisis económica que atraviesa Turquía, en particular la pérdida de valor de la libra turca, el salario mínimo ha bajado en la realidad 90 dólares. Hoy, al curso actual, el salario mínimo en Turquía es de 342 euros. Se comprende por tanto lo que representa una pérdida de 90 dólares en seis meses. Estos datos provienen de fuentes oficiales: el Banco Mundial y las instituciones turcas. Habría que añadir a esos datos otros no oficiales, especialmente los recogidos por organizaciones de defensa de los derechos humanos, que tratan sobre los desmanes del régimen turco, las destrucciones y los asedios de la ciudades kurdas, el número de civiles muertos en esta represión o los casos de torturas.

*En las imágenes se muestra la represión policial contra los manifestantes (estudiantes, activista por los derechos humanos, etc), cuando marchaban a realizar una rueda de prensa frente a la Universidad de Ankara en protesta por los despidos y la violencia de estado. (Fuente: IHD)

Dos elementos importantes en la historia

No hay que ver esta situación como un giro, realizado al día siguiente del fracaso del golpe de Estado del 15 de julio. Lo que describo no es más que la aceleración de dinámicas que existían ya. Una dinámica que se había acelerado ya como consecuencia de las elecciones de junio de 2015. Sin embargo, cuando la llegada al poder del AKP (Partido de la Justicia y del Desarrollo), en 2002, el partido había sido percibido de forma superficial, ciertamente como una formación conservadora, pero que podía ser portadora de democracia. ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo comprender esta huida hacia adelante? Conviene, ante todo, distanciarse de dos planteamientos. El primero consiste en decir que el AKP ha sido siempre así, pero que este proyecto estaba disimulado y que solo ahora muestra su verdadero rostro. El segundo es que ha sido la propia llegada al poder lo que les ha corrompido y por tanto que estarían dispuestos a todo para conservar el poder. Se trata de análisis superficiales.

Es importante más bien volver hacia atrás, tener en cuenta dos elementos importantes para contextualizar lo anterior. El primero: la estructuración de la República turca desde su fundación. Se trata de un Estado construido sobre el supremacismo nacionalista turco así como sobre una identidad sunita. Y esto independientemente de la vestimenta “laica” o “universalista” de ese Estado.

No hablo del período de Erdogan, sino directamente de la fundación de la República. La traducción fue que la República turca es una república colonial respecto al Kurdistán y el pueblo kurdo y heredera de una política de limpieza étnica. En primer lugar debido al genocidio de los Armenios [su momento culminante fue de abril de 1915 a octubre de 1916], que es una cuestión crucial: la negación por el gobierno turco de ese genocidio es de una actualidad candente.

Hace exactamente diez años que el periodista de izquierdas Hrant Dink fue asesinado por un joven fascista turco. En plena actualidad, el 13 de enero de 2017 el diputado armenio del HDP, Garo Paylan, fue interrumpido y sancionado con prohibición de participar en las sesiones durante tres días porque mencionó el genocidio (ver su discurso en http://fr.hdpeurope.com/?p=3872). La república turca está también fundada en otra limpieza étnica, que no desarrollaré aquí, es decir, el “intercambio de poblaciones” con Grecia.

El segundo elemento a tener en cuenta es el hecho de que Turquía es un país de la periferia capitalista, y ello incluso tras la acumulación de riquezas de estos últimos quince años. Añadamos a esto un elemento más reciente, el AKP no puede ser entendido más que como instrumento de construcción de una hegemonía neoliberal en Turquía.

Para comprender esta dimensión del AKP, es esencial comprender las relaciones internas entre los diferentes sectores capitalistas en Turquía. El AKP en el poder no es uniforme. Es cierto que cuando el AKP accede al poder, en 2002, se abre una primera fase que se puede calificar de “liberal” (en todos los sentidos del término). Volveré sobre ello. La política realizada por el AKP entonces no es la de hoy. Esto se explica en gran parte por las relaciones entre clases y en el seno de los capitalistas, igual que la relación con las estructuras institucionales de Turquía. ¿Cuáles son esos sectores capitalistas turcos? Para responder a esta pregunta, voy a apoyarme en particular en los trabajos de militantes turcos, entre otros los del economista Ismet Akça (http://www.jstor.org/stable/j.ctt183p72x). Hay, en primer lugar, un sector del gran capital ligado al capitalismo financiero mundializado. Luego, un sector constituido por pequeñas y medianas empresas, un sector que tiene necesidades importantes de mano de obra. La represión de los trabajadores es por tanto esencial en ese sector para su conservación. Salido de ese segundo sector, sobre bases de la PME -pequeña y mediana empresa-, hay un sector ligado al islam político.

Del AKP de ayer al de hoy

En este marco, se pueden identificar tres fases del gobierno AKP. Durante la primera, de 2002 a 2007-2008, el AKP logra asentar una hegemonía frágil, pero amplia, a escala de todo el país. Concretamente, en relación a esos sectores capitalistas, ¿qué significa esto? El AKP logra construir una amplia coalición entre todos esos sectores capitalistas: desde el gran capital ligado al capitalismo financiero mundializado a los patronos de las PME.

¿Cómo lo logra? Jugando en dos tableros: en primer lugar, prosiguiendo las políticas exigidas por el FMI. El AKP se ha mostrado como un muy buen alumno del FMI desde su acceso al poder: privatizaciones, facilidades para los flujos de capital. Luego, prosiguiendo con el empeoramiento de las condiciones y de los derechos de los trabajadores. Esto permite realizar dos elementos: obtener el apoyo del gran capital financiero gracias a las políticas estructurales y a las privatizaciones de las grandes empresas que se hacen en beneficio de este último; al mismo tiempo, puesto que el “coste del trabajo” disminuye, la aceptación de las políticas del FMI es soportable para las PME. Además, algunas pequeñas privatizaciones favorecen a ese sector. Esta fase es de alguna forma la luna de miel del AKP. Puede permitirse también, con confianza, emprender reformas liberales en el plano político, en particular en dirección a las minorías, ya sean religiosas o nacionales, en particular respecto a los kurdos.

Esta política ha hecho decir recientemente a un periodista que el AKP sería hoy, por decirlo así, ilegal si llevara a cabo una campaña con las mismas consignas que en esa época. El AKP de ayer sería atacado por el AKP de hoy. En ese momento, el AKP tiene la esperanza de ganar en sectores kurdos y de hacerse completamente hegemónico.

Sin embargo, varios elementos van a poner término a esta fase liberal. El más importante es la crisis mundial de 2007-2008. Ésta tiene consecuencias muy importantes en Turquía. No es casualidad si antes de 2015 el único momento en que el AKP registró un retroceso fue en las elecciones locales de 2009. En 2008, la economía fundada en las exportaciones no puede ya funcionar. Hace estallar igualmente la coalición de los diferentes sectores capitalistas que he descrito. El AKP no puede ya ganar en los dos tableros.

Hace por tanto la opción de apoyar al sector capitalista que le está más orgánicamente ligado, un sector salido de las PME ligado al islam político en el que algunos, en el intervalo, se han enriquecido. Entre 2008 y 2011, ha habido una guerra frontal entre sectores capitalistas. En ese momento el AKP no duda en atacar a algunos actores económicos importantes, en particular por medio de la instrumentalización de medidas fiscales cuyo objetivo es sancionarles.

En 2010, el AKP basa su hegemonía gracias a una nueva Constitución, desgraciadamente percibida por ciertos sectores de la izquierda radical como un avance democrático. Este pretendido avance, planteado por el AKP, era más bien una domesticación del Ejército. Se trata más de un mayor poder “civil” arrancado al Ejército que de una democratización [recordemos que el Ejército turco ha orquestado varios golpes de Estado]. A partir de este período, la economía turca se reorienta. El desarrollo se funda particularmente sobre la construcción y los trabajos públicos, así como en las transformaciones urbanas. A esto se añade una reorientación económica geográfica en dirección a Medio Oriente, región hacia la que las exportaciones aumentan con fuerza.

A partir de 2011, se manifiesta por tanto la consolidación de una hegemonía neoliberal sunita conservadora. No es ya cuestión de una hegemonía liberal amplia, que juegue en todos los tableros. El AKP se repliega sobre “sus bases”: es decir una base más restringida. Este planteamiento es tanto más poderoso en la medida que tiene por eje las estructuras constitutivas del Estado turco. A la vez que tiene un nuevo ropaje neootomano, poniendo por delante de forma más acentuada motivos religiosos, el AKP se apoya en la herencia colonial turca (en relación a la cuestión kurda) así como en una fuerte confesionalización de la vida social y política.

Veamos las tres fases en que se puede dividir

El giro de 2013

En relación a esta última, hay una crisis en 2013 durante la movilización de Gezi. Esta movilización estalla alrededor de un proyecto urbano, un parque (ver http://vientosur.info/spip.php?mot675 ndt). Es cualquier cosa salvo una coincidencia. Es también en este contexto político en el que hay que resituar la cuestión kurda. La fase liberal, económica y política del AKP, incluso en dirección de los kurdos, estaba acompañada por una “voracidad” política. El fracaso económico se ve acompañado de un fracaso político, el apetito del AKP no queda satisfecho en lo que se refiere a Kurdistán.

Concretamente, el AKP no logra ganar en las elecciones locales en los bastiones del movimiento kurdo, en particular en Diyarbakir. El AKP tenía la pretensión de ganar alcaldías, etc. Ha fracasado. El conjunto de estos factores, desde 2011, ha trabajado por un cambio, por una reactivación de las características estructurales del Estado turco. Hasta tal punto que un proceso de paz emprendido con el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) fue abandonado en 2015 de un día para otro, cuando estaba en su fase final.

Entre 2013 y 2015, se abre una ventana, lo que se podría calificar de momento democrático. Es abierta por el movimiento de Gezi. Este momento puso en crisis y precipitó el proyecto de un AKP dedicado a la formación de un bloque histórico, nacional-confesional, para mantenerse. Este bloque está fundado sobre el confesionalismo: los turcos sunitas, frente a los demás, frente a las demás componentes de la sociedad. Ese es el proyecto actual del AKP. Un proyecto que está también al servicio del neoliberalismo.

Gezi dio un golpe inesperado a ese proyecto. ¿Qué ha sido ese movimiento, con todas sus contradicciones, sus límites? Ante todo un movimiento de masas democrático impulsado por la juventud en las grandes ciudades que ha puesto en crisis el proyecto del AKP. Para resolverla, la dirección del AKP, Erdogan, ha estimado que la mejor respuesta era el ataque. Hay una resolución brutal de esta crisis, en particular en el terreno político. Esto no ha ocurrido inmediatamente, aunque hubo muertos en el movimiento de Gezi, sino que ha tomado forma a partir de las elecciones de 2015. Las elecciones de junio de 2015 han representado la cúspide del movimiento democrático, pero también su fin. En las elecciones de junio de 2015, el HDP (Partido Democrático de los Pueblos) obtuvo el 13% en las legislativas. Fue un resultado inesperado, histórico. El AKP no obtuvo la mayoría en el Parlamento [hay un umbral del 10% para acceder al Parlamento, medida introducida en otro tiempo por el poder militar para asegurar la estabilidad política].

¿Qué es el HDP? Se trata del movimiento de liberación kurdo, políticamente. Éste constituye la componente esencial del HDP con sectores de la izquierda radical, sectores democráticos así como sectores kurdos conservadores, pero preocupados por el respeto de su condición de kurdos. Ha reintroducido la cuestión kurda, que es esencial. La voluntad del movimiento civil y político kurdo al intentar construir el HDP consistía en dotarse de una política a escala de Turquía para obtener la igualdad política para los kurdos, pero también para trabajar por la democratización del conjunto del país. Esto respondía a las aspiraciones que se habían manifestado en el movimiento de Gezi. No hay ciertamente una relación mecánica entre estos dos momentos, pero el resultado del HDP, su salto más allá de su base kurda, refleja el espíritu del movimiento democrático defendido en el movimiento de Gezi.

A esto se añade un último elemento de crisis para el gobierno del AKP, que no desarrollaré, la constitución de Rojava más allá de la frontera sur de Turquía.

La guerra interior y la guerra exterior

La respuesta del régimen ha sido la guerra. Guerra en Turquía y guerra en el extranjero: en Siria. En el caso de Siria, hay una declaración que resume el planteamiento de Erdogan: “no dejaremos nunca que se constituya una entidad kurda en nuestra frontera sur, bajo ningún precio”. Es una declaración que hay que tomar muy en serio.

Esta política de guerra en el extranjero ha ido acompañada de guerra en el interior. Ésta se compone de dos vertientes: un terror de Estado y un terror para el Estado. Dos cosas diferentes. ¿Cómo se ha manifestado este terror de Estado? Por la puesta en estado de sitio del Kurdistán acompañada de destrucciones materiales y humanas inmensas. Algunos barrios de ciudades y localidades importantes del Kurdistán han sido destruidos. El terror para el Estado consiste en dejar a grupos pro-EI (Estado Islámico) actuar, atacar a la oposición, al HDP en este caso. Esto se traduce en el atentado de Suruç, una localidad de la frontera turco-siria, que produjo 33 víctimas [el 22-07-2015] entre jóvenes camaradas que se disponían a acudir a Kobane para ayudar a su reconstrucción. El atentado no ha sido reivindicado, lo que ha permitido al Estado turco salvar la cara. Luego, en octubre de 2015, se produjo el atentado de Ankara en un gran mitin del conjunto de los sectores opositores a Erdogan en el contexto de las próximas elecciones de noviembre. Más de un centenar de camaradas murieron como consecuencia de atentados suicidas. El Estado ha dejado hacer de nuevo.

Lo que hay que comprender, es lo que constituye “el último arma”: hay el terror por el Estado, la represión del Estado y está la violencia de bandas irregulares que agreden a los opositores y a los kurdos con olas de pogromos, como ocurrió en septiembre contra civiles kurdos. Un tipo de “arma última”: grupos pro-EI que aterrorizan a la oposición.

Es en ete contexto de conjunto en el que se produce la tentativa de golpe de Estado de julio de 2016. Es la razón por la que afirmo que lo que ocurre tras esta tentativa de golpe es una fuerte aceleración y no un cambio de dirección.

Hoy se produce en Turquía un gran naufragio del país. El régimen turco asusta a la sociedad por su violencia y por la violencia que ha dejado que actúe. Al mismo tiempo, sus bases son débiles: la economía turca, sectores enteros de ella, la libra, el Estado, se hunden. 85 000 funcionarios menos en seis meses. Aunque no guste a los teóricos neoliberales y a sus políticos, esos funcionarios hacían algo. Ya no están en sus puestos. Estamos frente a un proyecto de reformateo de la sociedad sobre una base confesional, articulada con el neoliberalismo.

Para terminar, diré que en este contexto no hay que descartar la hipótesis de una fascistización del régimen. La mutación de un partido en el poder es posible. Dicho de otra forma, la transformación de un partido mientras ejerce el poder. El AKP no era un partido fascistoide cuando llegó al poder, pero su mutación actual va en esta dirección.

Un elemento en este sentido: más allá de los discursos, lo que se observa es el hecho de que grupos irregulares, bandas ligadas al régimen -pero que no están propiamente hablando integradas en el Estado- asesinan impunemente a opositores y personas de las minorías, en particular kurdas. La huida hacia adelante actual no permite una marcha atrás. No me gusta emplear el término fascismo, la izquierda turca lo ha utilizado quizá con ligereza antes. Pero la hipótesis de una fascistización hay que tenerla en cuenta. La importancia de la lucha por la paz y la democracia reside en el hecho de que esos dos objetivos-reivindicaciones contienen elementos de puesta en crisis de este régimen confesional-neoliberal. Estas luchas llevan en si mismas una potencialidad de clase.

En fin, lo que ha permitido al AKP avanzar su proyecto, son las divisiones en el seno de los trabajadores, no solo sobre una cuestión “nacional” (kurda), sino también entre categorías de trabajadores: precarios, un poco menos precarios y super precarios por decirlo así (lo que corresponde más a las categorías que existen realmente en Turquía). El retroceso de las movilizaciones de los trabajadores ha permitido el proyecto del AKP. Sin embargo, hay que ver las movilizaciones pasadas y las que germinan como elementos de la crisis del régimen del AKP. Se habla poco de ello, pero actualmente hay fábricas del sector de la metalurgia que están en huelga. Las movilizaciones contra los proyectos de transformación urbana son también un factor central, pues esos proyectos están en el corazón del capitalismo turco.

Para concluir: luchas democráticas anticoloniales para los kurdos, luchas obreras y luchas “ecológicas-urbanas” para emplear un término genérico son los tres elementos estratégicos de oposición al curso confesional defendido por el AKP.

Las intervenciones de Turquía en Siria, en análisis.

El ejército turco anunció la muerte de 291 guerrilleros kurdos miembros de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), durante las operaciones militares llevadas a cabo en el norte de Siria.

El líder kurdo de las YPG condenó los ataques de Turquía sobre sus posiciones, argumentando que la ofensiva de Turquía sobre su cuartel general supone un apoyo a los grupos yihadistas en Siria. La Comandancia turca declaró el sábado que sus fuerzas militares y sus aliados persiguen asegurar su frontera sur con Siria, eliminando a “cualesquier grupo terrorista, incluyendo al ISIS y a las YPG”. Es inverosímil que se produzcan estas acciones mientras en tanto que las YPG lideran la coalición contra el ISIS y está aliada con las Fuerzas Democráticas de Siria. Respaldadas por la coalición liderada por EEUU, las YPG y las FDS han expulsado a los miembros del ISIS de la mayor parte de las zonas del norte de Siria, incluyendo Hasakah, Kobane y Manbij. Actualmente, las mismas fuerzas están combatiendo al ISIS en Raqqa, la capital del califato, como parte de una operación respaldada por América, la Operación Ira del Eúfrates.

El 24 de agosto, el ejército turco y sus aliados rebeldes en Siria, lanzaron la llamada “Operación Escudo del Eúfrates” bajo el pretexto de combatir al terrorismo. Sin embargo, políticos kurdos y activistas declararon que las intervenciones de Turquía en Siria tienen como objetivo fundamental atacar a los kurdos, principalmente a las YPG  y a su liderazgo en las SDF. De acuerdo con los analistas, el objetivo inmediato de Turquía es evitar las ambiciones territoriales de los kurdos mediante la captura de las áreas mantenidas por el ISIS entre Afrin y Manbij.

Según fuentes militares, el ejército turco lanzó docenas de ataques sobre posiciones kurdas en el norte de Siria durante 2016. Un ejemplo de ello son los contínuos ataques al cuartel general en Kobahe. El 30 de Diciembre, militares turcos atacaron con artillería pesada las oficinas de las YPG en los pueblos de Yabsa, Kerbnav y Seloula al este de Kobane. Estos ataques coincidieron con las batidas aéreas sobre las posiciones de las YPG en Khane. El 5 de Junio, militares turcos golpearon a ciudad de Kobane bombardeando edificios residenciales. Las fuerzas armadas turca, se mantuvieron en la frontera kurdo-siria, dirigidos hacia los distritos de Khikhire y Tarmik, al sureste de Kobane. Cuatro células de artillería golpearon Kobane, desde el otro lado de la frontera, causando grandes destrozos en viviendas residenciales. No fue posible determinar claramente cuantos damnificados hubo por dichos ataques. En agosto, publicaron un video en Internet mostrando a los rebeldes miembros de la Brigada Escudo del Eufrates, diciendo que marcharían hacia “Ayn al Islam”, nombre con el que los miembros del ISIS se refieren a Kobane.

El 20 de Noviembre, las fuerzas turcas lanzaron ataques aéreos y ataques con artillería sobre posiciones de las Fuerzas Democráticas de Siria, cercanas a Manbij. Las SDF denunciaron numerosos daños y damnificados. La armada turca bombardeó los pueblos de Yilanli, Qurt Weran y Sheikh Nasr. Sharwan Darwish, portavoz de las SDF, declaró que al menos cuatro luchadores fueron heridos y asesinados.

El 12 de Noviembre, las fuerzas turcas volvieron a atacar desde el aire y con artillería pesada sobre comunidades kurdas en el distrito de Afrin. Dilovan Mirkhan, activista por los derechos humanos, contó a Ara News que la armada turca había atacado en  docenas de ocasiones con artillería pesada. A consecuencia de los ataques perdieron la vida ocho personas y 19 fueron heridas. El 23 de Septiembre, las fuerzas kurdas de las YPG acusaron a los rebeldes respaldados por Turquía de atacar sus posiciones en los pueblos de Merenaz en el distrito de Afrin.

El 7 de Noviembre, las fuerzas armadas turcas golpearon a los cuarteles de las YPG en Hasakah. Según fuentes militares también dirigieron sus ataques a posiciones kurdas en la aldea de Ain Diwar. Algunos guerrilleros de las YPG fueron heridos durante los bombardeos. “El AKP está tratando de neutralizar a las fuerzas kurdas en Siria, en apoyo de los terroristas del ISIS”, declaró un oficial de las YPG a Ara News.

El 19 de Octubre, militares turcos y facciones aliadas rebeldes, lanzaron una ofensiva contra las YPG en Alepo. Lanzaron un ataque con artillería pesada y bombas de mortero sobre posiciones de las YPG cercanas a Tel Rifat y Hassadjek. Al menos doce guerrilleros fueron muertos en dichos ataques y fueron heridos más de 20 personas.

El 12 de Octubre, el ejército turco bombardeó puestos de las YPG cercanas a Tel Abyad, este de Kobane. Las fuerzas kurdas respondieron enviando fuego de artillería a las instalaciones armadas turcas puestas cerca de la frontera Siria.

El 28 de Septiembre, al menos cinco civiles fueron asesinados y otros muchos víctimas de disparos por parte de la armada turca. El ataque se produjo en Kahila, una ciudad kurda cercana a la ciudad fronteriza de Tel Abyad. Las fuerzas kurdas YPG y las fuerzas aliadas SDF capturaron la estratégica ciudad de Tel Abyad en junio de 2015. La conquista de Tel Abyad causó un gran golpe y desconcierto a los miembros del ISIS debido a la situación geoestratégica de la misma. Tel-Abyad se encuentra tan solo a 90 km de Raqqa. Desde que el ISIS fuera expulsado de Tel Abyad, las posiciones kurdas han estado presentes en dos frentes, haciendo frente al ejército turco por un lado y al ISIS por el otro.

Habun Osman, oficial de las YPG en una entrevista concedida a Ara News, acusó al gobierno turco de dar apoyo al ISIS en su campaña por retomar Tel Abyad. Osman cree que el gobierno turco desea ayudar al ISIS exportando su petróleo a través del mercado negro vía Turquía.

Antes de que las fuerzas aliadas YPG-SDF retomaran Tel Abyad del control del ISIS, el grupo terrorista solían exportar su petróleo en tanques a través de la frontera sirio turca para venderlo en el mercado negro. Osman declaró que cuando el ISIS tenía el control en Tel Abyad, Turquía jamás atacó las posiciones del ISIS. Ahora que Tel Abyad está bajo control kurdo, el ejército turco no deja de atacar las posiciones kurdas. El portavoz oficial de las YPG, Redur Xelil, declaró que Turquía estaba ganando millones de dólares de la compra venta de petróleo del ISIS a través de este paso fronterizo de Tel Abyab. Se estima que ganaba unos 30 millones de dólares mensuales.

Fuente: Ara News

 

 

DECLARACIONES DEL HDP ANTE LAS REDADAS POLICIALES LLEVADAS A CABO CONTRA L@S DIPUTAD@S Y CUADROS DEL PARTIDO

Tras el ataque con bomba producido en Estambul el fin de semana pasado, el Ministro del Interior declaró que el gobierno “vengaría el acto” y tal como afirmaba se han sucedido una serie de redadas policiales contra nuestro partido que se han ido incrementando a lo largo de esta semana. Han sido detenidos 216 cargos ejecutivos de nuestro partido a consecuencia de las redadas efectuadas en Estambul, Ankara, Izmir, Mersin, Adana, Antep, Urfa, Hakkari y Manisa. Todavía no está clara la causa de dichas detenciones. El edificio de nuestro partido situado en Estambul fue completamente saqueado a las 4:30 de la madrugada. Además efectuaron graffitis con el mensaje “No estábais aquí, volveremos de nuevo”. Este tipo de amenazas fueron escritas también en Sur, Cizre durante los toques de queda.

Tras el ataque con bomba perpetrado en Estambul, donde muchas personas perdieron la vida, el ministro del Interior Süleiman Soylu declaró que la prioridad absoluta sería vengarse de los perpetradores y que serían localizados tanto por tierra, mar o aire. En menos de 24 horas comenzó la agresión hacia nuestro partido, dando lugar una vez más a una escalada en la polarización social y política de Turquía.

El Comité Ejecutivo de nuestro partido, realizó una condena pública del atentado, inmediatamente después de producirse advirtiendo al mismo tiempo sobre este tipo de enfoque: “Condenamos estos ataques de forma unánime y categórica. Sentimos una profunda tristeza y compartimos el dolor. Queremos expresar nuestras condolencias por los fallecidos y desear una pronta recuperación a los heridos y heridas, trasladamos nuestro sentimiento a las familias de las personas afectadas. Todo el mundo debe poner de su parte para acabar con este dolor y evitar que sucedan nuevos actos. Es necesario terminar inmediatamente con estos hechos, utilizando los medios políticos y el diálogo y no los actos y enfoques que producen más tensión, sectarismo, hostilidad y conflicto”. e hecho, el Comité Ejecutivo Central de nuestro Partido, en su mensaje de condena publicado inmediatamente después de los atentados con bombas, dio una advertencia sobre este tipo de enfoque: “Condenamos estos ataques en los términos más fuertes. Sentimos una gran tristeza y compartimos el dolor. Queremos expresar nuestras condolencias por los fallecidos y desear una recuperación rápida a los heridos, y nuestra más profunda simpatía por las familias. Todo el mundo debe hacer su parte para acabar con este dolor y evitar que sucedan nuevos. Es necesario terminar inmediatamente la política, el lenguaje y los tonos que producen más tensión, polarización, hostilidad y conflicto “.

Hişyar Özsoy
Vice Co-Presidente del HDP y Responsable de Relaciones Exteriores. Diputado por

 

El fiasco de la política turca para Oriente Medio

Author Semih Idiz (Al-Monitor)
La semana pasada, el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, antes de dirigirse a la Asamblea General de la ONU, realizó unas declaraciones a la prensa que reflejaban claramente que Ankara no está realizando ningún cambio con respecto a su política para Siria, a pesar de las especulaciones en sentido contrario. También de sus declaraciones reflejaron que Turquía continuará en desacuerdo con Washington y Moscú, respecto a las prioridades con Siria y a la realación con el presidente Bashar  al-Assad. Davutoglu admitió, que Turquía había decidido participar en los ataques aéreos liderados por Estados Unidos contra el Estado Islámico, pero sus declaraciones indicaban que las intenciones de Ankara tienen más que ver con prevenir los nuevos avances de los kurdos de Siria que combatir a Daesh.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente turco, Tayyip Erdogan, a pie para asistir a una ceremonia de apertura de la Gran Mezquita de Moscú el 23 de septiembre de 2015. (Foto cortesía de Routers)

En cuanto a la postura de Ankara sobre el papel de Assad, un comentario de Erdogan tras una entrevista con Vladimir Putin, fue tomado como una vuelta de tuerca: “Podemos desarrollar un proceso sin Assad, o podemos ir con Assad durante un período de transición”, declaró el 23 de septiembre.
Pero Davutoglu declaró lo contrario cuando dijo que Ankara mantendría a Assad fuera de cualquier negociación. Esto podría interpretarse como un desacuerdo entre Erdogan y Davutoglu, pero también Erdogan viene remando a la contra respecto a lo que declaró tras la reunión con Putin, lo que subraya el hecho de que su postura respecto al líder sirio no ha cambiado.
Davutoglu declara que su gobierno continuará persiguiendo lo que muchos creen que son castillos en el aire. Un ejemplo de ello es su llamamiento a la Unión Europea para la financiación de tres ciudades para refugiados sirios en una zona segura en el norte de Siria, junto a Turquía. Precisamente estas zonas son las que están a punto de ser liberadas por las Unidades de Protección Popular (YPG). Turquía acusa al PYD y a las YPG de ser organizaciones terroristas afiliadas del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Washington también mantiene en las listas de organizaciones terroristas al PKK, no así al PYD y/o YPG.

Las perspectivas de los kurdos, ganando la región contigua al norte de Siria (Rojava), a lo largo de la frontera con Turquía y con acceso al norte de Irak, se ha convertido en una pesadilla para Ankara. Turquía es acusada de tratar de prevenirlo, ayudando a los grupos yihadistas contra los kurdos. Con todo ello pocos diplomáticos creen que Washington vaya a renunciar a los kurdos de Siria en esta nueva etapa por deferencia a Turquía, sobre todo cuando las pruebas demuestran las verdaderas intenciones de Turquía en Siria.

Las declaraciones de Davutoglu refuerzan la creencia en Turquía y en el extranjero de que Ankara se unió en la lucha contra Daesh para alterar los planes del PYD y no a causa de la masacre perpetrada por este grupo en julio en Suruç. También admitió que de esta forma impedirían que el PKK elevara su perfil a los ojos occidentales, con sus contribuciones en la lucha contra el yihadismo. Las declaraciones de Davutoglu incrementan las dudas sobre la determinación de Turquía para luchar contra Daesh, más aún debido al gran número de ataques aéreos lanzados por la aviación turca contra objetivos del PKK en Qandil, contrastando con las pocas operaciones militares realizadas contra el Daesh.


Davutoglu: “Le dijimos a Europa que Turquía no se convertirá en un campo de concentración. Tenemos la capacidad para establecer tres ciudades para refugiados que podrán albergar a 100.000 personas cada una, o incluso ciudades duraderas en la región de Jarablus y Azaz. La UE puede asumir el coste, y nosotros las construimos”. Davutoglu persiste en crear una zona de seguridad, con la nueva estrategia de construir tres ciudades refugio. Está tratando de sacar provecho de la presión de los refugiados en Europa para reclutar apoyo de la UE para dicho proyecto.

Los países occidentales han dejado claro que se oponen a dicho proyecto, mientras tanto Rusia sigue opuesta a la idea, argumentando que violaría la soberanía siria. No está claro como pretende Ankara llevar este proyecto a buen puerto, dada la reticencia occidental y la oposición de Rusia. Está claro que el objetivo principal de Turquía es evitar que los kurdos de Siria ganen este territorio.


“Vamos a aceptar lo que los sirios acepten, pero no es posible que los sirios acepten un acuerdo que incluya a Assad. Hemos decidido que un acuerdo con Assad no funcionará y vamos a mantener nuestra postura al respecto. La decisión de Rusia de establecer una unidad de la fuerza aérea para ayudar a Assad y proporcionarle asistencia es una fuente de preocupación para nosotros”.

Obama and Putin clinking glassesEstas observaciones muestran que Turquía no está preparada en este momento para cambiar su posición sobre Siria y vienen más en la línea con lo que están diciendo Moscú y Washington. Turquía ya ha dado a conocer su preocupación por las recientes declaraciones del secretario de Estado, John Kerry, en la que se indica que la salida de Assad no eraes una condición previa inmediata para un arreglo en Siria.

Soli Ozel, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Kadir de Estambul y columnista de Haberturk, caracteriza a la política general de Turquía para Oriente Medio como un “fiasco”. “Está claro que el gobierno de Davutoglu ha perdido su brújula en Siria. Lo preocupante es que Ankara repite sus posiciones fallidas en los foros internacionales, a pesar de que no tiene capacidad para hacer que los demás le escuchen” declaró Ozel al medio de prensa Al-Monitor. Los verdaderos objetivos de Turquía están más relacionados con la política interna que con la política exterior en estos momentos en que el país se precipita a nuevas elecciones. 

Traducido y editado por Newrozeke

EL RENACIMIENTO DE LA CULTURA DEL “LINCHAMIENTO” EN TURQUÍA

Autor: Fehim Taştekin

En la memoria colectiva permanece fuertemente arraigado lo que coloquialmente denominan “linchamiento” a tenor de los acontecimientos violentos contra grupos minoritarios derivados de las provocaciones del estado turco. En las últimas semanas, cientos de incidentes de esta categoría han anunciado el resurgimiento de la violencia callejera que se respira como un clima tóxico y que crece día tras día, avivando el odio y normalizando la violencia con los actores políticos.
LINC.indd
En la historia reciente de Turquía, las turbas violentas se dirigieron principalmente contra la población de armenios, siriacos, judíos, kurdos y alevíes. Tanil Bora, autor del libro “El régimen del lichamiento en Turquía” (Türkiye’nin Linç Rejimi) explica que cuando se trata de alevíes y kurdos, se convierte en una zona de tiro libre, y el linchamiento de izquierdistas siempre ha sido tolerado.” La policía y algunos “ciudadanos sensibles” actúan sobre la base de este conocimiento.


Los kurdos vuelven a ser el último objetivo de las turbas. El 16 de septiembre, una búsqueda en Google con las palabras clave “intento de linchamiento” en turco produjo unos 78.000 resultados para el período desde el 24 de julio, cuando Ankara reanudó las operaciones militares contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), rompiendo el proceso de alto el fuego con el grupo armado. El Partido Democrático de los Pueblos (HDP) – vilipendiado por el Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP), vio destrozadas sus oficinas, saqueadas e incenciadas. 128 oficinas del partido HDP fueron atacadas en el período del 6 al 11 de septiembre. Los ciudadanos kurdos tampoco se han salvado de los ataques, trabajadores, pasajeros de autobús, personas que hablan kurdo por la calle, negocios kurdos e incluso personas con tono de piel morena confundidas por kurdas fueron atacadas por estos grupos vandálicos.

racist-attackEn el siglo pasado Turquía se ha visto envuelta en una serie de pogromos y violencia colectiva en la que el Estado fue directamente partícipe, actuando como instigador, conductor o simplemente “dejando hacer”: El genocidio armenio de 1915, las masacres perpetradas en 1914-1915 que acabaron con los siriacos, las masacres en 1937-1938 donde fueron masacrados 13000 alevíes en Dersim, otros 12.000 deportados. Los pogromos de 1934 en Tracia, que provocó el éxodo de alrededor de 15.000 judíos, los pogromos de Estambul (1955) donde las propiedades de griegos, judíos y armenios fueron saqueadas. También las masacres de 1978-80 de alevies en Maras, Sivas y Corum; y el incendio de 1993, de un hotel en Sivas en el que murieron 37 intelectuales Alevíes. Todas estas imágenes permanecen en la memoria como perpetradas por las turbas frenéticas. 

Difícilmente puede argumentarse que los valores democráticos hayan avanzado y que todo esto haya quedado en el pasado. El fenómeno es recurrente. El primer precursor de esta dinámica ocurrió durante las protestas en el Parque Gezi en el 2003 (Estambul) cuando los propietarios de las tiendas, con palos en mano salieron a las calles, aterrorizando a los manifestantes que desafiaban al gobierno. Recep Tayip Erdogan, legitimizó dichos ataques cuando declaró: “Cuando es necesario, los tenderos son policías, soldados, combatientes y guardianes de los barrios”. Erdogan fue más allá el mes pasado cuando afirmó lo siguiente:  “Se que mis mukhtars (jefes elegidos de distrito) son conscientes de qué tipo de personas viven en tal o cual casa. Deben acudir a sus gobernadores o jefes de policía e informar sobre ellos“. Esta retórica ilegal ha abierto una puerta a una nueva forma de ataques perpetrados por ciudadanos al servicio del estado.

Como respuesta de las operaciones militares contra el PKK, el movimiento de liberación kurdo intensificó sus propios ataques, y los funerales de policías y soldados se convirtieron en una rutina diaria. Fácilmente agitados, estos “ciudadanos sensibles” y demás grupos establecidos desde hace tiempo con una ideología ultra nacionalista, se lanzaron a la carga contra la población kurda, junto con un grupo hasta ahora poco conocido, los “Osman Ocaklari” Osmanli ocaklari(Estufas otomanas) A continuación doy varios ejemplos de la violencia callejera que a fuego lento se ha ido produciendo desde finales de julio:

Ibrahim Çay linchado

El 8 de septiembre, en la ciudad mediterránea de Fethiye se inició una cacería humana contra Ibrahim Çay, un kurdo que había compartido una foto suya en Facebook vestido con traje tradicional kurdo. Ibrahim recibió una llamada del comandante de la policía local, aconsejándole que se quedara en su casa, porque iban a pasar a detenerlo.  Al poco tiempo, dos coches y cuatro motocicletas, que no pertenecían a la policía, llegaron hasta su casa, y Çay al ver lo que le esperaba escapó.  Rápidamente una turba de unas 70 personas capturaron a Ibrahim Çay, le dieron una paliza en la plaza del pueblo y desnudándole le obligaron a besar un busto de Atatürk. Fue entonces cuando apareció la policía en su rescate. Una vez en el hospital, los médicos se negaron a tratarle, mientras tanto un gran grupo de 300 frenéticos manifestantes asediaban el exterior del hospital, esperando a lincharle. Las fuerzas de seguridad, que no hicieron nada contra los asaltantes llevaron a Çay a la comisaría para ser interrogado. Ibrahim logró escapar de la ciudad gracias a los parientes que acudieron a recogerle.  Los cinco asaltantes que habían sido llamados a declarar salieron con libertad tras los interrogatorios, mientras que la Fiscalía inició una investigación penal contra Ibrahim por “enaltecimiento del crimen y del terrorismo”, publicando una fotografía del mismo con el atuendo de “peshmerga”.


mudurnu-turk-kurt-catismasiEl 14 de septiembre, un grupo de hombres humillaron a un grupo de trabajadores kurdos en Mudurnu, noroeste de Turquía, en el lugar donde estaban construyendo una escuela. El motivo: “mirar irrespetuosamente la bandera turca”. Pronto se difundieron los rumores
de que los kurdos habían quemado la bandera turca, atrayendo a cientos de personas a la obra. La turba incendió el edificio aislando a ocho trabajadores en el tejado. Fueron rescatados después de varias horas. Una vez más los asaltantes no fueron cuestionados. Cuatro de los linchadores provenían de familias que servían como “guardias locales”, que son las milicias armadas por el gobierno, cuya misión es reforzar al ejército contra el PKK.


El 29 de julio, algunos rumores fueron difundidos en Askale, en el este de Turquía. Un trabajador kurdo de la construcción llevaba un anillo con el símbolo del PKK. Este hecho por sí solo fue motivo para que 2000 personas acudieran a la obra y atacaran a los 50 obreros kurdos que trabajaban allí.


El 8 de septiembre, las precarias viviendas de los trabajadores temporeros kurdos en Beypazari (cercano a Ankara), fueron quemadas y sus familias víctimas de maltrato.


El 9 de septiembre, un hombre de tez morena, fue golpeado en la ciudad mediterránea de Antalya, ya que los asaltantes presuponían que era un kurdo. Sólo después de identificarse con su carnet de identidad pudo ser liberado. 

Los intentos de linchamiento van de la mano de los ataques políticos y asesinatos. Los Medias Dogan, como el diario de tirada masiva Hürriyet y el canal de noticias CNN Türk se han convertido en uno de los principales blancos. Se han producido varios ataques mafiosos contra las oficinas de Hürriyet, que por cierto tiene una línea anti-PKK. La fiscalía ha puesto en marcha una investigación contra Media Group Dogan, acusándoles de apoyar al terrorismo. 

Un ejemplo notable de los ataques políticos llegó de manos del alcalde AKP del distrito de Gundogmus en Antalya, que se refirió al HDP como un partido unido al terror. Declaró: “los kurdos que rezan en la mezquita y luego votan al HDP no pueden ser mis hermanos. Los cobardes no pueden ser mis hermanos. Los que votaron al HDP involuntariamente son unos cobardes y los que lo hicieron  son cobardes voluntariamente”. 

En resumen, el nacionalismo y el extremismo religioso han resucitado la tradición física y política del “linchamiento”. Aunque aparentemente se realizan llamadas a la moderación, Erdogan no ha dudado en reactivar la mentalidad fascista, programada para matar y destruir. Un ejemplo sus declaraciones de la semana pasada cuando habló sobre “puños levantados con ira, y búsqueda de un lugar para acudir”. 

En lo que sigue siendo un rasgo inmutable del Estado, los autores de la violencia gozan del favor de las fuerzas de seguridad. Las fuerzas de seguridad han detenido tan solo a un puñado de personas, que han sido puestas en libertad tras los interrogatorios. Casi siempre han encontrado una razón para investigar a las víctimas. Bora utiliza la palabra “linchamiento” para describir una técnica de gobierno y un medio para moldear a la opinión pública, y esto ha regresado a Turquía bajo un nuevo formato y con nuevos actores. 

Fuente: Al-monitor

HDP, Amnistía Internacional: TODAS LAS VÍCTIMAS ERAN CIVILES

Según el informe de la comisión de investigación del HDP y de Amnistía Internacional, las víctimas de la masacre perpetrada por las fuerzas aéreas turcas el 1 de agosto de 2015 sobre la aldea de Zergelê  (región de Qandil), eran civiles. 
El Partido Democrático de los Pueblos (HDP) informó sobre dicha masacre, donde los ataques aéreos de las fuerzas aéreas turcas se cobraron la vida de 8 civiles además de las decenas de personas que resultaron heridas. El HDP confirmó que la aldea de Zergele ha sido siempre un asentamiento civil, en contra de las afirmaciones de las autoridades turcas que afirmaban que era un campamento de guerrilleros del HPG (PKK). Contrariamente a los que retratan la región de Qandil como un área exclusiva de asentamiento de la guerrilla, dicha región es el hogar de centenares de asentamientos civiles, sobre todo en esta época de verano, propicia para la agricultura, según dicta el informe. El Comité de Investigación del HDP está compuesto por un Parlamentario por Urfa, Osman Baydemir, un parlamentario de Siirt,
Kadri Yıldırım, una parlamentaria de Estambul, Hüda Kaya, el responsable de relaciones exteriores del HDP, Nazmi Gur, la miembro de  MYK, Hatice Altınışık y la representante de PAD Hewler Silan Eminoğlu y todos ellos realizaron una visita a la aldea de  Zergelê del 4 al 6 de agosto.


El comité se reunió primero en el hospital con los supervivientes heridos del atentado así también mantuvieron entrevistas con los testigos. Entre los supervivientes se encontraban un nutrido número de niños, jóvenes, mujeres y ancianos que declararon:  “Los aldeanos de estas zonas somos civiles que nos ganamos la vida con la agricultura y el comercio”.

Etapas de los ataques

Según el informe elaborado basado en los testimonios de los testigos presenciales, los ataques se realizaron en dos fases:

1º. Una patrulla de combate aéreo había estado vigilando minuciosamente la zona mediante drones dos días antes de los ataques.

2º. El primer ataque aéreo comenzó el 1 de agosto a las 4.00 de la madrugada y al menos otros dos ataques aéreos ocurrieron hacia las 6.00 de la madrugada, e iban dirigidos por aviones patrulla de combate aéreo.


Tres ataques consecutivos

El informe expresa que los aviones turcos llevaron a cabo tres ataques consecutivos sobre el pueblo, el primero  se llevó a cabo a las 04.00, el segundo en torno a las 4:50, cuando los aldeanos estaban tratando de rescatar a las personas heridas en el primer ataque y el tercero compuesto por cuatro misiles golpeó aproximadamente a 05.10 am, mientras que los aldeanos trataban de rescatar a las personas atrapadas bajo los escombros.
Evidentemente a las víctimas civiles se suman los daños urbanos, quedando completamente destruidas 6 casas, además de los daños de todas las unidades residenciales del pueblo, junto con la escuela y la mezquita. Todavía más de un millar de niños, ancianos y mujeres temen la posibilidad de que se produzcan nuevos bombardeos.

En cuanto a si el lugar de Zergele es punto neurálgico de la guerrilla, el informe dicta que las bases del PKK se encuentran lejos de los asentamientos civiles, no hay guerrilleros que se refugien en los pueblos, ya que esta práctica está con contra de los códigos éticos de la guerrilla. Por consiguiente, el conjunto de los supervivientes afirma que los ataques fueron orquestados deliberadamente sobre la población civil de Qandil, hecho que empujará a los civiles a abandonar sus aldeas de la región.

Por otro lado la declaración anunciada por las autoridades turcas donde afirman que el Gobierno Regonal Kurdo había sido informado acerca de los ataques aéreos, no refleja la verdad. De hecho, el KRG fue informado tras producirse el ataque.

Los ataques aéreos han producido numerosos incendios con miles de hectáreas calcinadas, con la consiguiente repercusión medioambiental sobre la flora y la fauna autóctona.

En el informe se realiza una petición en firme a los países que suministran armas al gobierno turco para que pidan más garantías de que éstas no se utilicen sobre población civil, y a pedir al gobierno del AKP se haga responsable de las consecuencias de dichos ataques, teniendo en cuenta que dichos ataques no va a solucionar la cuestión central. El informe finalizó dando un fuerte énfasis a la necesidad de un cese el fuego mutuo para evitar más derramamiento de sangre y el dolor irreparable. Agregó que solo el diálogo y las negociaciones pueden aportar soluciones.

Zergele massacre

Zergele 2Zergele 3Zergela4

LLAMAMIENTO A MOVILIZARSE CONTRA EL FASCISMO DE ERDOGAN

Las operaciones dirigidas por la división aérea turca sobre las Zonas de Defensa Medya, no han hecho más que empeorar las tensiones socio-políticas dentro del propio estado turco, donde cada vez  son más el número de ciudadan@s hartos de ver como se crece su presidente, Erdogan, y les empuja hacia la guerra. El gobierno del AKP interpreta a su “propia manera” el pacto firmado con Washington de “luchar contra el terror”. A través de dicho pacto Turquía  permitirá usar la base de Incirlik, próxima a Siria, para bombardear posiciones del ISIS. A cambio de abrir Incirlik, Turquía obtiene luz verde para pergeñar un área que, según publicó ayer el periódico local ‘Hürriyet’, tendrá 98 kilómetros de largo y 40 de ancho. Se extenderá entre las localidades sirias de Maraa y Yarabulus, ambas en manos de la organización yihadista. Pero como relata Metin Gurcan, un  ex militar y experto en defensa turco, uno de los objetivos de esta zona es frenar el avance de las milicias kurdas, YPG-YPJ, que tratan de blindar una autonomía en Rojava. La franja de seguridad planeada por Turquía separaría el cantón de Afrin, de los cantones de Cezire y Kobane, establecidos por las fuerzas revolucionarias de Rojava, que son la punta de lanza en la resistencia contra la misma organización terrorista que Turquía “declara combatir”. Se abre así un nuevo movimiento en la partida de ajedrez y la partida no ha hecho más que empezar.

Las fuerzas de HPG a través de su centro de información nos reportan que los ataques perpetrados ayer día 25 de julio sobre las Zonas de Defensa Medya se saldaron con la muerte de 3 guerrilleros, cuya identidad fue facilitada: Argeş Kiçi, de Şırnak, Zafer Gever, de Hakkari y Dıjwar Pasur, originario de Amed (Diyarbakir).

      PKK MARTIRED

La Co-Presidencia del Kongra-Gel ha emitido un comunicado en relación con dichos ataques realizando un llamamiento a mujeres, jóvenes y ciudadanos de todos los pueblos oprimidos que se unan a la lucha contra las políticas fascistas de Erdoğan.  Subrayan la necesidad de construir un frente de paz y democracia en Europa, Turquía y Kurdistán para rechazar la políticas belicistas de Erdogan que desató la brutalidad del ISIS y es responsable de crear una brecha social a través de dicho conflicto.

Los partidos y organizaciones socio-políticas kurdas HDP, DBP, HDK y DTK realizan un llamamiento a las movilizaciones.

La co-presidencia del HDP, DBP, HDK (Congreso Democrático de los Pueblos) y DTK (Congreso de la Sociedad Democrática) junto con los miembros de la Delegación de Imrali, celebraron una reunión conjunta para debatir sobre la puesta en marcha de las operaciones bélicas puestas en marcha por el gobierno turco y sobre la postura que adoptarán como respuesta a los mismos.

En su declaración conjunta,  hicieron hincapié en que el AKP ha puesto en marcha deliberadamente un gabinete de guerra con el fin de desempeñar un papel protagónico y perpetuar así su poder de gobierno. También enfatizaron la necesidad de realizar movilizaciones con el fin de poner fin a la situación de aislamiento del líder kurdo Abdullah Öcalan. 

Señalan que el AKP (que todavía sigue sin formar coalición para gobernar)continúa su alianza con la organización yihadista ISIS, denominando dicha colaboración como “genocidio político”. Al mismo tiempo destacaron que las prohibiciones de reunión y manifestación, así como la censura de la prensa y redes sociales (mediante el bloqueo de páginas web, Twiter y Facebook) persiguen buscar el bloqueo y el aislamiento del pueblo kurdo y de las fuerzas progresistas democráticas, creando una crisis de seguridad a nivel estatal.Terminaron su declaración pidiendo a las fuerzas democráticas que se movilicen para detener la guerra y la escalada de violencia en el estado, poniendo fin al aislamiento de Öcalan y emprendiendo acciones para lograr una paz duradera en el país.

Por otro lado son numerosas las manifestaciones populares de protesta contra los bombardeos y en apoyo a las fuerzas revolucionarias del PKK. Miles de personas de diversas provincias y distritos de Kurdistán Sur han iniciado una marcha desde la ciudad de Ranya hacia Kandil. Cientos de coches formaron un convoy procedente de Sulaymaniye, Erbil, Kirkuk, Zaxo, Germiyan y Halabja reuniéndose posteriormente en el parque Gisti Baxe antes de partir hacia la ciudad de Senrgeser donde comenzaron una marcha hacia el pueblo de Enze, en Kandil.

La marcha estaba encabezada por Tevgera Azadi (Movimiento por una sociedad libre de Kurdistán), el Movimiento de la Juventud Patriótica de Kurdistán,  el Movimiento de Mujeres Libres de Kurdistán (RJAK) y con la participación de varios representantes de partidos políticos como UPK, Partido Socialista, GORAN, y Partido de la Unión Islámica de Kurdistán. Los manifestantes realizarán una declaración a la prensa una vez que alcancen la aldea de Enze, en Kandil.

Protesta Kurdistan Irak por PKK

kANDIL PROTEST 1

kANDIL PROTEST 2
Fuentes: Firat, Hürriyet

El HDP acaba con las pretensiones presidencialistas de Erdogan, con un 13% de votos

Captura de pantalla de 2015-06-08 00:20:21Hoy Turquía vivió una de las jornadas más intensas durante el recuento de votos tras los comicios del 7 de junio. El autoproclamado presidente Recep Tayip Erdogan y su primer ministro Davutoglu, han sido testigos del colapso del AKP, al perder la mayoría absoluta que posibilitaba el cambio de la constitución para favorecer un sistema presidencialista cuasi eterno personalizado en la figura de Erdogan. Mientras  que el HDP (Partido Democrático de los Pueblos) ha superado la barrera del 10%, llegando a conseguir casi el 13% de los votos a nivel de todo el Estado.

En su declaración postelectoral Demirtas declaró que ya no es necesaria la luz de la bombilla, sino que el sol del HDP es suficiente para 81 ciudades de toda Turquía. Con estos resultados los debates sobre el sistema presidencialista y de la dictadura se han terminado. Demirtas reconoció el trabajo de millones de personas que hicieron posible esta victoria, aclarando que no ha sido el resultado de una mente superior sino el conjunto de una mente colectiva que ha apostado por el cambio, y dicha conciencia ha traido este éxito.

A continuación están redactados algunos de los titulares del discurso de Demirtas:
“Llegamos al final de un periódo injusto de campaña preelectoral, y las elecciones no han tenido lugar en un ambiente libre y democrático. A pesar de todos los intentos del Estado y del poder tras el AKP, nos hemos unido las personas empobrecidas y oprimidas de este país bajo la bandera del trabajo, la paz, la justicia y la libertad. Hemos ganado una victoria importante y debemos felicitar a toda Turquía por ello”.

” Estas elecciones han culminado con la victoria de las personas que luchan por la libertad, la democracia y la paz, y han sido la derrota de los que favorecen el autoritarismo, la arrogancia y el totalitarismo. Es la victoria de todas las identidades étnicas oprimidas y de las religiones como la aleví, sunnita, cristianos y judíos que conviven en Turquía. Esta victoria es de los trabajadores, desempleados, campesinos, agricultores y de todos y todas los esplotados. Es la victoria de todos los que quieren una constitución democrática, pluralista y civil en favor de la paz y la libertad. Ante todo esta victoria pertenece a las mujeres y a todos los que quieren vivir con honor.

La actitud arrogante del AKP, su decisión de ignorar la cuestión kurda y tratar de poner fin a las negociaciones provocó su propio colapso en el este. HDP nunca ha sido ni estará involucrado en un proyecto que haga daño a los pueblos de Turquía. Damos las gracias a todas las partes que constituyen o apoyan al HDP. También ofrecemos nuestras condolencias a las familias de todos nuestros amigos que perdieron la vida debido a las provocaciones durante el período de campaña electoral. Nuestros amigos que fueron mutilados durante la masacre en Amed merecen todavía más esta victoria. Dedicamos nuestra victoria a las madres kurdas cuyos corazones permanecen rotos y heridos. Cientos de nuestros amigos han sido heridos o arrestados recientemente, les damos las gracias a todas y a cada uno de ellos.

“También agradecemos a nuestro querido Abdullah Öcalan este éxito, su contribución a esta victoria ha sido indispensable. Este no ha sido solo nuestro éxito, también ha supuesto una victoria para todos los pueblos de Oriente Medio, creemos que esta victoria va a cambiar el equilibrio de fuerzas en todo Oriente Medio. La resistencia del HDP es también la resistencia contra el ISIS. Ya no hay necesidad de la luz de una bombilla, hemos demostrado que la luz del sol del HDP es suficiente para 81 ciudades de toda Turquía”.

De acuerdo con los resultados extraoficiales el HDP envía 80 diputados al Parlamento, de los cuales 31 son mujeres, posicionándose como el partido con mayor representación de mujeres de toda Turquía. Con la recepción de casi 6 millones de votos, el HDP tendrá alrededor de 80 escaños en el Parlamento, el 40% compuesto por mujeres. Defendiendo la igualdad de género y la aplicación del sistema de co-presidencia, el HDP toma un lugar activo en muchísimas áreas del campo político. El partido liderado por mujeres ha destruido el umbral electoral del 10% en una victoria justa y noble por la paz y la libertad. Los nombres de las candidatas son los siguientes:


Adana: Meral Danis Beştaş

Ağrı: Leyla Zana, Dirayet Taşdemir

Bitlis: Mizgin Irgat

Bursa: Asiye Kolcak

Amed: Nursel Aydoğan, Feleknas Uca, Sibel Yigitalp

Erzurum: Seher Akcinar Bayar

Hakkari: Selma Irmak

Mersin: cílem Öz

Estambul: Pervin Buldan, Beyza Üstün, Filiz Kerestecioğlu, Hüda Kaya

Mardin: Gülser Yıldırım, Enise Güneyli

Mus: Burcu Çelik

Siirt: Hatice Seviptekin

Dersim: Edibe Şahin

Urfa: Dilek Öcalan, Leyla Güven

Van: Figen Yüksekdağ, Yurdusev Özsökmenler, Tuğba Hazer

Batman: Saadet Becerikli, Ayşe Acar Başaran

Sirnak: Leyla Birlik, Aycan İrmez

Iğdır: Kıznaz Türkeli

https://i1.wp.com/anfenglish.com/article/image/f662c80824641b3a602b6170d979667851903d49_1433712555.jpeg

ELECCIONES EN TURQUÍA Y LA CUESTIÓN KURDA

Por  Mark Campbell para Kurdish Question

El domingo 7 de junio de 2015, Turquía se dirige a las urnas en las que serán las elecciones más importantes desde la creación del Estado turco. En ella se determinará si el autoritarismo de Recep Tayyip Erdogan alcanza su objetivo para convertirse en el presidente “indefinido” de la República y la futura dirección de la lucha del pueblo kurdo para que le sean reconocidos los derechos constitucionales básicos.

Erdogan: ¿demócrata o Sultán?

Sin embargo, si el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), un partido relativamente nuevo con fuerte arraigo en el movimiento kurdo, consigue superar el 10% de la votación a nivel de todo el estado (umbral que fue diseñado en la época del golpe de los generales turcos en 1980, para mantener a los kurdos fuera del parlamento), el presidente Erdogan no podrá alcanzar sus ambiciones declaradas de poder presidencial absoluto. Si no lo logran, supondrá darle al AKP la mayoría necesaria para poder poner en práctica los planes de Erdogan para reescribir la constitución turca y otorgarse mayor poder presidencial.

El periodista y analista político turco Cengiz Candar escribió recientemente:
“El HDP, que se cree estar afiliado indirectamente con el popular PKK, se ha convertido, paradójicamente en una esperanza para el futuro de la democracia en Turquía. Por lo tanto, se ha convertido en el “wild card “de las próximas elecciones. En Turquía en la actualidad todo el mundo se pregunta “¿Qué opinas? ¿El HDP obtendrá el 10% o no? “.

El HDP ha hecho suyos la causa común con el movimiento socialista turco, la comunidad LGBT, los movimientos de mujeres y movimientos obreros, así como a los alevíes y sunitas. También parece estar atrayendo a un gran número de votantes tácticos del CHP, el partido de Kemal Ataturk, como una manera de recudir el poder de Erdogan y del AKP.

Una de las más famosas escritoras turcas, Elif Safak, no conocida precisamente por su apoyo a los kurdos, escribió recientemente: “los kurdos, que eran vistos por los nacionalistas como una subcultura del pasado, se han constituido ahora como una fuerza progresista líder en Turquía”.

En 1991, Leyla Zana, una diputada kurda tomó el juramento parlamentario después de ser elegida en la asamblea de Turquía por su circunscripción kurda de Diyarbakir. Desafiante se acercó hacia el estrado, portando una banda con los colores de movimientos de liberación kurdo en su pelo, y recitó el juramento parlamentario protocolario, pero en la última frase declaró: “Aprovecho este juramento para trabajar por la hermandad entre el pueblo turco y el pueblo kurdo”. Por dicha afirmación fue despojada de su inmunidad parlamentaria y condenada junto a otros de sus colegas a 15 años de prisión, acusada de traición a la patria y pertenencia al PKK. En los años 90 era un crímen expresar su kurdicidad en Turquía, a pesar de años de lucha contra las políticas de asimilación forzosa declaradas en el Estado turco.

Desde entonces hasta ahora se establecieron numerosos partidos pro kurdos, de la misma manera fueron ilegalizados y prohibidos en una guerra de desgaste político.


El PKK, el movimiento de liberación del pueblo kurdo nació el 25 de noviembre de 1978 en un pequeño pueblo kurdo llamado Fis en la provincia de Diyarbakir y en el 15 de agosto de 1984 iniciaron una guerra de baja intensidad contra las medidas represivas adoptadas por el ejército turco contra la población civil kurda. Esta guerra han supuesto un sacrificio muy grande en sufrimiento y pérdidas de vidas humanas, decenas de miles de kurdos encarcelados como presos políticos en las cárceles de Turquía, incluyendo al líder Abdullah Öcalan. Pero ahora, en estas elecciones los kurdos están a punto de ser los protagonistas de una nueva historia.
El HDP tiene la moral muy alta, sabiendo que gran cantidad de ciudadanos socialistas y liberales turcos se han unido a sus filas, decenas de miles de kurdos se reúnen en mítines masivos en los bastiones kurdos, así como en Estambul, Izmir y principales ciudades de Turquía. Pero el HDP denuncia graves provocaciones y ataques contra sus delegaciones y oficinas, ya que el AKP y Tayyip Erdogan están jugando cada vez más sucio. Se han informado de más de 122 ataques violentos contra las oficinas del partido, que culminaron el 18 de mayo con dos ataques coordinados con bombas en Mersin y Adana, miemtras Selahattin Dermirtas hacía un recorrido entre ambas ciudades lo que provocó especulaciones sobre un posible intento de asesinato.

https://i0.wp.com/www.evrensel.net/upload/dosya/13014.jpg

Las elecciones de 07 de junio también se establecen en el contexto del conocido ‘proceso de paz’, un proceso que nació en contra de la continua fortaleza y victorias del movimiento de liberación kurdo.

Hakan Fidan, el entonces jefe del servicio de inteligencia turco, MIT, se acercó a Abdullah Ocalan, el líder encarcelado del movimiento de liberación kurdo PKK y le pidió que escribiera una declaración completa de las demandas del movimiento kurdo en 2009, así es como empezó el proceso.
Desde el año 2009, dicho proceso se ha tambaleado, tropezado y ha muerto mil veces, en una maniobra por parte del Estado turco de demorarlo y usarlo electoralmente, mientras que por otro lado el estado turco ha iniciado una guerra de poder contra el movimiento kurdo en Rojava, dando apoyo táctico y logístico a la organización ISIS, ha creado puestos militares de alta tecnología en el noroeste de Kurdistán, y todavía alberga la esperanza de debilitar las demandas kurdas y lo peor, con la intención de aniquilar al movimiento nacional kurdo por completo.

Muchos ya no creen que Tayyip Erdogan y el AKP tengas intenciones sinceras de una solución pacífica de la cuestión kurda, pero el resultado de las elecciones turcas será de importancia crítica y cómo el movimiento kurdo proceda el 8 de junio después de las elecciones.

Si el HDP pasar el umbral electoral del 10% la probabilidad de una solución política pacífica de la cuestión kurda dentro de las fronteras de la cada vez más probable, aunque no garantizada Turquía.

Pero si el AKP comete fraude electoral para mantener el HDP por debajo del umbral del 10%, los kurdos continuarán concentrándose en seguir adelante para la construcción de un Kurdistán autónomo democrático, independientemente de lo que el HDP haga. Esto es debido al fortalecimiento de relaciones que tienen con su partido hermano el DBP y con los Consejos locales kurdos en Rojava. Mientras que también se han forjado estrechos vínculos con los cantones kurdos de reciente creación en Rojava.
El movimiemto nacional kurdo, como una gran fuerza poderosa en Oriente Medio, está preparado para enfrentar cualquier eventualidad tanto política como militarmente, y estará muy pendiente de las señales del estado turco, que debería sentarse con Abdullah Öcalan y el PKK para resolver el más largo problema político permanente en Turquía, un conflicto que se ha cobrado decenas de miles de vidas y ha provocado el desplazamiento de millones de kurdos por todo el mundo.
Los riesgos del futuro de Turquía nunca fueron tan altos.
https://i1.wp.com/www.habervan.com/images/haberler/hdp_aydin_mitingini_kesintisiz_webden_canli_seyretdemirtas_aydinda_h3820.jpg

Editado y traducido por Newrozeke

KCK: El gobierno del AKP se quemará a sí mismo si continua jugando con fuego

El pasado día 11 de Abril se desató una ataque por el estado mayor turco en la montaña Tendürek (Agri) que se saldó con una víctima mortal y varios heridos. Mientras que el estado mayor turco ha emitido un comunicado explicando que el motivo de dicha operación contra la población civil por parte del ejército turco fue suscitada por la presencia de guerrilleros de las HPG que se encontraban en la zona para “difundir propaganda en favor del PKK y presionar así a la población local a votar a los candidatos del HDP”, el KCK (Unión de Comunidades de Kurdistán) ha respondido a dicho ataque con las siguientes declaraciones: 

“El gobierno del AKP, con el objetivo de llevar a buen puerto su proyecto de sistema presidencialista, es capaz  de llevar a cabo cualquier tipo de provocación, para así evitar la pérdida de fuerza y su desintegración. Si el AKP sigue jugando con fuego, se quemará a sí mismo”.

https://i1.wp.com/www.cagdasses.com/images/posts/201504/18553_630x350.jpg

El comunicado recuerda al ex co-presidente de la rama del HDP en Diyadin, Cezmi Budak, quien perdió su vida junto a otros que fueron heridos por los disparos de los soldados turcos que abrieron fuego contra la población civil,  que actuaron como escudos humanos para evitar más víctimas. El KCK prometió mantener la memoria de Cezmi Budak como mártir que luchó por la libertad de Kurdistán.



https://i0.wp.com/anfturkce.com/article/image/8ee4b3bc281f33021e042c3fa31d2ad71294bead_1428833775.jpeg
El KCK señaló que en las encuestas pre-electorales recientes se ha vislumbrado un gran malestar y temor hacia las políticas de Erdogan y el AKP, que se están volviendo cada vez más agresivas al ver la subida imparable del partido HDP. Así el gobierno del AKP estaría dispuesto a realizar cualquier cosa, operaciones, incluyendo todo tipo de provocaciones para evitar así su desintegración. “Erdogan dice que los militares turcos se enfrentaron a 25 guerrilleros en Tendurek, a pesar de que fueron enviados a la zona miles de soldados armados con dispositivos tecnológicos de guerra y aviones de reconocimiento. El gobierno ha evitado hasta ahora el progreso de las negociaciones y el establecimiento de un comité de seguimiento, tampoco ha querido mostrar la voluntad y la honestidad necesarias para la resolución del conflicto. Mientras tanto las fuerzas kurdas estamos actuando con responsabilidad en virtud del compromiso adquirido dentro del proceso del cese el fuego. Si el estado turco continúa realizando operaciones militares enviando soldados y aviones de reconocimiento sobre las zonas guerrilleras, contestaremos con represalias sobre la base del derecho a nuestra auto-defensa”. 

“El pueblo de Kurdistán y los poderes democráticos en Turquía no han dudado en su determinación por buscar un camino democrático y de libertad, incluso en los períodos más duros bajo la ocupación militar y el genocidio cultural. Nuestros pueblos resistirán, se organizarán y trabajarán con esta conciencia”.

El KCK terminó su declaración, ofreciendo sus condolencias a la familia y al pueblo de Kurdistán, pidiendo a la población kurda que respete la memoria del luchador por la democracia y la libertad, Cezmi Budak.

i-1-645.jpg

II ENCUENTRO INTERNACIONAL ECOLOGÍA SOCIAL EN BILBAO

Murray Bookchin

JINWAR: ALDEA DE LAS MUJERES LIBRES

#StopErdogan

CONFERENCIA 2017 DESAFIANDO A LA MODERNIDAD CAPITALISTA

CONFERENCIA 2017 DESAFIANDO A LA MODERNIDAD CAPITALISTA

INTERNAZIONALISMOAREKIN BAT

Síguenos en Twitter

DATATIK SARRERAK

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Blogen datu estatistikoak

  • 97,942 ikusiak

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 784 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: