Archivos

Archivos para

La aventura libia de Erdogan: Turquía, Rusia, gaseoductos y misiles

A medida que el repentino alto el fuego trae una pausa tras nueve meses de lucha por el control de la capital libia, la promesa de Erdogan de ayuda militar, incluyendo activos sobre el terreno aparece bajo una nueva luz: no involucrarse en una guerra interminable, pero de llevarla a su fin con una mejorada posición estratégica.

La intensificada intervención de Erdogan en el conflicto libio se produce cuatro años después de la formación del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), respaldado por la ONU, en Trípoli el 17 de diciembre de 2015. Turquía respaldó al gobierno de Trípoli desde el comienzo, pero este último mes aumentó el temor del GNA de que la corriente bélica se haya vuelto contra ellos, por lo que el primer ministro, Fayez al-Sarraj, solicitó un nuevo nivel de apoyo de Erdogan.

Así, Turquía y el GNA firmaron recientemente dos acuerdos a finales de 2019. Primero, Turquía acordó enviar al ejército turco a Trípoli para ayudar al GNA contra el general Khalifa Haftar, un hombre fuerte del este de Libia (y ciudadano estadounidense). En segundo lugar, ambos países acordaron una establecer una línea marítima delimitadora que estableciera una nueva frontera marítima en el Mediterráneo Oriental entre Turquía y Libia, lo que provocará una profunda perturbación en la comunidad internacional.

La intensificación de Turquía en el conflicto bélico libio ha sido motivada por las ambiciones económicas y estratégicas de Erdogan, incluida la posible interrupción del gaseoducto EastMed entre Grecia, Israel  Chipre y la promoción del TurkStream entre Rusia y Turquía. Erdogan también saca beneficio personal del conflicto libio, ya que su yerno produce y vende drones militares al GNA.

Libia juega un papel importante en la historia turca ya que fue gobernada por el Imperio Otomano desde 1551 hasta 1864 cuando era el Eyalet de Tripolitania (Trablus en turco). Además, el fundador de la Turquía moderna, Mustafa Kemal Atatürk, fue asignado como oficial para defender Trípoli contra la invasión italiana entre 1911 y 1912. Mustafa Kemal, primeramente ganó la batalla de Tobruk contra las fuerzas italiana y después fue nombrado Comandante en Jefe en Derna.

El GNA se formó como gobierno interino bajo los términos de una iniciativa liderada por la ONU, el 17 de diciembre de 2015, cuatro años después de que Gadafi fuera depuesto, iniciativa diseñada para poner fin a la guerra civil este-oeste. El 30 de marzo de 2016, el GNA se hizo cargo de Trípoli, sin embargo, el poder real aún descansaba en las milicias. Poco después de la toma de control, la Cámara de Representantes de Libia (HoR) con sede en Tobruk, retiró su reconocimiento al GNA, lo que provocó más conflicto entre las partes. Si bien la ONU y los EEUU aún reconocen al GNA como el gobierno legítimo de Libia, no ha logrado unir al país, gobernar el área occidental nominalmente bajo su control ni incluso disolver las milicias de Trípoli.

En abril de 2019, momentos antes de la celebración de una conferencia de reconciliación auspiciada por la ONU, que se celebraría en Ghadames, Haftar perdió la paciencia y atacó a Trípoli con su autoproclamado Ejército Nacional Libio (LNA). Desde entonces, se ha establecido un punto muerto en Trípoli, aparentemente sin visos de acabar entre dos fuerzas de igual peso, cada una con sus  patrocinadores extranjeros.

¿Quién apoya a quién en Libia?

El conflicto libio se está convirtiendo en otra guerra de poder, con diferentes estados respaldando y apoyando a cada una de las partes. Mientras que la ONU, EEUU, UE, Qatar y Turquía apoyan al gobierno del GNA, Rusia, Egipto, Arabia Saudí, Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Francia apoyan al LNA. Italia apoya nominalmente al GNA pero ha antagonizado con Sarraj con las sensores de Hafter. Parece que Rusia y Turquía están en desacuerdo con respecto a Libia, al igual que lo estuvieron con respecto a Idlib. Al explicar la ayuda turca, Erdogan declaró: “Rusia está allí con 2.000 Wagner (combatientes). ¿Los ha invitado el gobierno oficial? No”. Hasta ahora, sin embargo, tanto Putin como Erdogan han podido equilibrar sus diferencias con mucho cuidado. De hecho, durante la ceremonia de apertura de oleoducto TurkStream, tanto Erdogan como Putin pidieron un alto el fuego en Libia, presentándose como una ruta potencial para un acuerdo. Dado que Rusia y Turquía están respaldando facciones opuestas en Libia, parece que existe un fuerte acuerdo para poner fin al conflicto.

¿Qué hay para Turquía?

A finales de 2019, Erdogan anunció que Libia estaba invitando a Turquía a ayudar al gobierno del GNA y declaró que tan pronto como el Parlamento lo aprobara, el ejército turco comenzaría a servir a Libia. El ministro del Interior del GNA, Fathi Bashagha, declaró a Reuters que “la decisión del GNA de solicitar ayuda militar a Turquía se debe a una escalada peligrosa en el conflicto con Haftar y sus partidarios, incluida la incorporación de mercenarios rusos”. Erdogan declaró que Turquía ayudaría al GNA contra Haftar y afirmó que Turquía estaba siendo apartada del Mediterráneo, hecho inaceptable. Sin embargo, el presidente Trump advirtió a Erdogan a través de una llamada telefónica, que la interferencia extranjera estaba complicando la situación en Libia. No obstante, el 2 de enero de 2020, el Parlamento turco autorizó el despliegue de tropas turcas para apoyar al gobierno del GNA respaldado por la ONU contra las fuerzas de Haftar.

Pero ha habido un interés económico importante en el acuerdo de cooperación de defensa entre Turquía y Libia. O quizá dicha cooperación militar fuera el precio para que Erdogan obtuviera “lo que él considera una distribución más justa de los recursos en alta mar en el Mediterráneo Oriental”, ya que el acuerdo entre Turquía y Libia también implica una línea fronteriza marítima entre ambos países. Este acuerdo le dio a Turquía el derecho a una gran parte del Mediterráneo Oriental, incluidos los grandes depósitos de gas natural valorados en 700 mil millones de dólares, según el Servicio Geológicos de EEUU, que Chipre, Egipto, Israel y Líbano también contemplaron. El acuerdo entre Ankara y Trípoli también incluye un plan para explorar campos de gas en el Mediterráneo Oriental a través de las lineas trazadas desde el norte de Chipre.

Dicho acuerdo, desencadenó de inmediato una reacción de otros estados mediterráneos (Grecia, Chipre, Egipto, Israel e Italia) y llevó a los líderes europeos a emitir una declaración de  desacuerdo con las ambiciones turcas. Concretamente, el primer ministro italiano Giuseppe Conte, fue muy expresivo sobre su oposición a dicho acuerdo. El ministro de Relaciones Exteriores austríaco, Alexander Schallenberg, dijo que era sorprendente como Turquía y Libia han dividido el Mediterráneo entre ellos.

El motivo de esta protesta fue la posible interrupción del acuerdo del gaseoducto EastMed por un valor de 6 mil millones de euros firmado en marzo de 2019 entre Grecia, Israel y Chipre en Jerusalem, con la presencia del Secretario de Estado de los EEUU, Mike.  Pompeo. The Economist informó que el acuerdo turco-libio amenazó la soberanía de Grecia y los derechos sobre la riqueza mineral en el Mar de Creta, al poner en peligro los planes para la construcción del gaseoducto EastMed. El oleoducto EastMed también cruzaría la zona económica planificada entre Turquía y Libia.

A inicios de 2019, Tuquía envió una flota de barcos de perforación de petróleo y gas a las áreas en disputa frente a Chipre en el Mediterráneo Oriental, aumentando las tensiones entre Turquía, Grecia y la UE y resultando en que los ministros de asuntos exteriores de la UE acuerden preparar una lista de sanciones económicas contra el petróleo y el gas turco fruto de las actividades de perforación en las aguas frente a Chipre el 14 de octubre de 2019.

Turquía y Rusia lanzaron oficialmente el oleoducto TurkStream el 8 de enero de 2020, durante una ceremonia en Estambul con los presidentes Putin y Erdogan presentes. Este oleoducto está planificado para transportar gas natural ruso al sur de Europa a través de Turquía, reduciendo los envíos a través de Ucrania. El acuerdo TurkStream entre Turquía y Rusia juega un papel estratégico en el refuerzo de los lazos y la cooperación entre estos dos vecinos, uniendo aún más a Turquía con Rusia. Esto se suma a la compra por parte de Turquía de los sistemas de defensa antimisiles S-400 rusos, que fueron entregados por Rusia este verano y otoño a pesar de las protestas de Washington y la OTAN.

¿Cuáles son los objetivos a largo plazo de Erdogan e Libia?

Muchos pensaron que Erdogan no sabía donde se estaba metiendo cuando firmó en diciembre el acuerdo con Libia. Sin embargo, el acuerdo parece estar diseñado estratégicamente para impulsar la influencia de Erdogan, no solo internacionalmente, sino también a nivel nacional y ayudar a la debilitada economía turca, cuando más lo necesita.

En primer término, el aparato militar de Erdogan ya ha estado operando en Libia a través de SADAT (International Defense Consulting), fundada y dirigida por un ex general turco, Adnan Tanriverdi, quien desempeñó el cargo como principal asesor militar de Erdogan. Según un funcionario del Pentáfono se dice que SADAT incluye oficiales turcos despedidos por sus inclinaciones políticas islamistas y que entrenaron a los combatientes del ISIS y al-Nusra en Siria. Tanriverdi tuvo que renunciar a su cargo a principios del 2020 después de declarar en un discurso que SADAT estaba allanando el camino para la llegada de Mahdi.

La participación de Erdogan en Libia está siendo respaldada por sus bases, ya que su miniguerra de 2019 en Siria, duró mientras duró. La operación de Turquía en Siria contra las YPG ayudó a Erdogan a superar algunos obstáculos políticos y económicos en medio de sus decreciente apoyo electoral. Sin embargo, con los rusos deteniendo a Turquía, la operación siria de Erdogan llegó a su fin antes de lo esperado.

Con la cooperación en Libia, Erdogan pudo abrir nuevamente a sus bases y a los islamistas políticos turcos, alegando que el ejército turco acudiría a Trípoli no solo para ayudar al gobierno libio sino también para recuperar un antiguo legado otomano. En respuesta a las críticas, Erdogan preguntó si Libia no tenía nada que ver con Turquía, entonces respondió con la pregunta de qué estuvo haciendo Atatürk allí, recordando a la audiencia de que Mustafá Kemal arriesgó su vida en Libia.

La intervención de Libia también tiene un aspecto ideológico. El Primer ministro Sarraj y sus aliados libios locales son considerados ampliamente como parte de la Hermandad promusulmana, y por lo tanto, pro Turquía y pro Qatar, mientras que los partidarios del general Haftar, incluidos Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, son conocidos por su postura contra la Hermandad musulmana. Para Erdogan, avanzar en los elementos de la Hermandad Musulmana en la región, particularmente en la construcción de una presencia militar en un país vecino puede significar mucho ya que sus partidarios lo consideran como el “lider de la Ummah”.

Además, Turquía ya ha comenzado a trasladar algunos de sus representantes en el norte de Siria, principalmente las fuerzas del Ejército Sirio Libre equipadas y entrenadas por Turquía, a Trípoli prometiendo altos salarios (1500 dólares mensuales) y supuestamente la ciudadanía turca después de luchar durante más de seis meses. Esto estaba sujeto a una pregunta parlamentaria en Ankara el 7 de enero de 2020, un mecanismo constitucional de control parlamentario que generalmente practica la oposición. Una fuente del Ejército Libre Sirio (TFSA) respaldada por Turquía le dijo a la colaboradora de TIJ Lindsey Snell el 12 de enero de 2020, que un comandante de TFSA estaba ofreciendo 100 dólares a cada mercenario dispuesto a ir a Libia. Al menos 70 miembros de TFSA ya se han inscrito para partir el 13 de enero; Sin embargo, la fuente dijo que estaban tratando de asegurar 90 más.

La presencia turca en Libia también trae un beneficio económico a Turquía. En primer lugar, a pesar del embargo de armas de la ONU, Turquía vende equipo militar, vehículos blindados y armas al gobierno libio respaldado por la ONU. Además, Turquía ya ha vendido drones militares producidos por el yerno de Erdogan, Selcuk Bayraktar, al gobierno de GNA. De hecho, el LNA apuntó y destruyó algunos de los vehículos aéreos no tripulados (UAV) de Turquía y otros equipos militares turcos en el sitio de construcción de una base turca en Misrata.

Los beneficios económicos para Turquía también incluyen petróleo y gas. Turquía ahora reclama una franja más grande del mar Mediterráneo oriental con el nuevo acuerdo, que puede interrumpir fácilmente el gasoducto EastMed . Tal interrupción aumentaría también las ganancias de Turquía a través de TurkStream. Turquía también continúa sus esfuerzos de perforación de gas y petróleo en el área. Teóricamente, Turquía está obteniendo acceso a enormes reservas de gas en la costa sur de Chipre a través del acuerdo turco-libio.

Además, Turquía tiene enormes intereses comerciales en Libia y exporta allí anualmente 2 mil millones de dólares en bienes. Los proyectos de construcción de las empresas turcas se detuvieron debido al conflicto en Libia, lo que resultó en la pérdida de más de $ 19 mil millones. Turquía también está pendiente de futuros proyectos de construcción en Libia. Según los informes, Erdogan planea firmar un acuerdo con Libia en febrero en nombre de las empresas turcas para obtener $ 2.7 mil millones por el trabajo de construcción incompleto que llevaron a cabo en Libia antes de la guerra civil de 2011 durante la era de Gadafi. Muchos de estos proyectos de construcción involucraron sobornos a funcionarios de contratación de infraestructura de Libia también.

Erdogan está tratando de usar el acuerdo entre Libia y Turquía para mejorar las huellas y políticas de Turquía en la región contra sus rivales, incluidos Arabia Saudita, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos. Ayudar al gobierno de GNA garantizará la futura participación de Turquía en la región. Si este es el caso, Turquía podría tener varias ventajas estratégicas al alinearse con un país del norte de África rico en petróleo. Pero es una apuesta: si Hafter gana, Turquía pierde.

El futuro

Es difícil prever las implicaciones de la participación de Turquía en Libia. Erdogan, a través del doble acuerdo que Turquía firmó con el gobierno respaldado por la ONU en Trípoli, parece estar obteniendo lo que quería a costa de alienar aún más a la UE y algunos de sus estados, incluidos Francia e Italia. También aumenta la incomodidad y la hostilidad entre Turquía y los patrocinadores de Haftar, Arabia Saudita y Egipto. Mientras tanto, el presidente Trump parece estar cerrando los ojos a la agresividad de Turquía no solo al oponerse a las sanciones que el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos aprobó contra Turquía el 11 de diciembre de 2019, sino también al no persuadir a Erdogan contra la compra de misiles rusos S-400 .

Erdogan sigue duplicando imprudentemente sus agendas nacionales e internacionales. En este punto, nadie puede juzgar claramente qué le espera a Erdogan en el futuro cercano con posibles tragedias en Siria y Libia, mientras luchan internamente con la política y la economía.

Ahmet S. Yaila (Investigative Journal)

¿Podrán Israel y Hamas mantener la calma tras el asesinato de Soleimani?

Con todos los ojos puestos en Iraq, sería un error perder de vista las consecuencias en Israel y Gaza del asesinato del comandante de la Fuerza de al-Quds del cuerpo de la Guardia Islámica Revolucionaria, Qasem Soleimani, el 3 de enero de 2020.
Si bien los líderes israelíes vieron el asesinato de Soleimani como necesario para aumentar la disuasión contra Irán, la perspectiva de una retirada de EE. UU. de Irak presenta un escenario de pesadilla a Jerusalén, al igual que un más que probable colapso de la precaria tregua entre Israel y Hamas, un incómodo escenario para ambas partes.

Para Israel, el asesinato de Soleimani trae de regreso la disuasión
Como dice el refrán, los cementerios están llenos de mujeres y hombres irremplazables, sin embargo, para el establishment de la seguridad nacional israelí, Soleimani era indispensable en la agenda regional de Irán. Ben Caspit informa que durante las reuniones a puerta cerrada celebradas el año pasado, los altos funcionarios de defensa israelíes, explicaron a menudo que la guerra que Israel libraba no era contra Irán, sino contra Soleimani.
“Israel considera que el asesinato de Soleimani ha reestablecido el poder disuasorio de Estados Unidos en Oriente Medio, disuasión que estaba muy erosionada durante los últimos dos años, hasta el punto de ser casi inexistente”, explica Caspit. El Comandante General de las Fuerzas de Defensa israelíes, Aviv Kochavi, se tomó la libertad de expresar críticas veladas en un discurso el 25 de diciembre, diciendo que Israel estaba actuando solo contra la Guardia Revolucionaria iraní. “Esta noche, de repente regresaron”, declaró para Al-Monitor una fuente israelí de alto rango bajo anonimato. “Los estadounidenses están señalando que todavía están cerca y que nadie debería meterse con ellos”.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aconsejó a su gabinete que se abstuvieran de realizar comentarios públicos durante los días posteriores al asesinato de Soleimani, para prevenir una mayor escalada y retroceso no deseado por Israel. Caspit informa que el propio Netanyahu declaró durante una reunión de su gabinete que el asesinato de Soleimani es una acción norteamericana y no un evento israelí, y que Israel precisa hacer todo lo posible para distanciarse de esta acción.
Con la tercera ronda electoral programada para el 2 de marzo, Bibi puede tomar el crédito por lo que muchos consideran en Israel un giro positivo de la política norteamericana hacia Irán, mientras que otros están ven con preocupación una espiral peligrosa. Akiva Eldar, redactó que “las posibilidades de que Netanyahu, el guía israelí que sacó a Trump del acuerdo, se vea obligado a abandonar su residencia oficial, que por ahora se ha convertido en un refugio público contra el enjuiciamiento por cargos de corrupción, son de un 50%. Dicho esto, no está muy claro qué es exactamente lo que está guiando a su rival principal. Tras el asesinato de Soleimani, Gantz elogió a Trum por haber tomado “una decisión de liderazgo valiente”. Pero ¿ha sido todo producto de una campaña electoralista o de una estrategia sobre la mejor manera de hacer frente a la amenaza nuclear iraní?”

liderazgo valiente”. ¿Pero fue esto una creación de una campaña electoral o una verdadera posición estratégica sobre la mejor manera de hacer frente a la amenaza nuclear iraní? ”

…y temor a un escenario de pesadilla por la posible retirada estadounidense de Iraq

El resplandor en los cuarteles de seguridad israelíes respecto al beneficio del asesinato de Soleimani, viene acompañado de un gran temor a un escenario de pesadilla: la retirada de los EEUU de Irak. El 10 de enero, el primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, solicitó el envío de una delegación a Bagdad para discutir la retirada de las fuerzas estadounidenses, esto ha procovado una mayor ansiedad.

Netanyahu y su gabinete se han mostrado inquietos por el poder que posee Trump, en Siria e Irak a pesar de su sólido historial de apoyo a Israel y “máxima presión” sobre Irán, así como sus vínculos estrechos con el mismo. Caspit declara que Israel debe prepararse para el peor de los escenarios, porque aumentan las posibilidades de que éste se pueda producir. Según dicho escenario, Trump elegiría abandonar Oriente Medio y dejar a Israel solo en el campo de batalla de cara a las elecciones de 2020. Esto constituiría el peor de los momentos y el más dramático, en tanto que “Irán abandonaría gradualmente el acuerdo nuclear y avanzaría lentamente hacia la bomba”.

“En las próximas semanas Israel ejercerá fuertes presiones sobre la administración Trump para tratar de evitar que abandone Oriente Medio en general y Siria e Iraq en particular, antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos”, agrega Caspit. “Netanyahu usará todas las herramientas a su disposición en este contexto. El embajador Ron Dermer, trabajará horas extras y suponemos que se utilizarán también las líneas de comunicación abiertas entre Israel y los líderes cristianos evangélicos”.

Hamás evita la deuda con Irán

El líder de Hamas, Ismail Haniyeh, y el secretario general de la Jihad Islámica, Ziad al-Nakhaleh, dirigieron sus respectivas delegaciones al funeral de Soleimani.

Para Hamas, la preocupación es si Irán le pedirá que participe en más represalias por el asesinato de Soleimani y el mantenimiento de la frágil paz con Israel, Egipto y las demás facciones palestinas.
En julio de 2019, Saleh Al-Arouri, jefe adjunto del ala diplomática de Hamas, encabezó una delegación a Teheran para reparar las relaciones con el líder supremo, ayatollah ali Khamenei, que se habían deteriorado cuando Hamas rompió con el presidente sirio Bashar Al-Assad, durante los primeros días del levantamiento en Siria en 2011. Khamenei trató a Al-Arouri y a su delegación como hijos y héroes, enviándolos a casa con honores. A cambio, Al-Arouri prometió a Khamenei que “Hamas será la primera línea de defensa de Irán a la sombra de la reciente agresión de Occidente” y que “cualquier enemigo de Irán es enemigo de Palestina y del eje de oposición”.
“Hamas tiene una deuda con Irán”, escribe Sholomi Eldar. “Si estalla una confrontación violenta entre Irán y Estados Unidos, y Hamas se mantiene al margen y no cumple su promesa de funcionar como la primera línea de defensa ante Irán, el movimiento puede ir olvidándose de la ayuda militar iraní. Por otro lado, si Hamas cumple su promesa a Khamenei, crearía un frente contra Egipto y terminaría cualquier posibilidad de un acuerdo con Israel. Y si Hamas deja de frenar en la

“Hamas tiene una deuda con Irán”, escribe Shlomi Eldar. “Si estalla una confrontación violenta entre Irán y Estados Unidos y Hamas se sienta en la cerca en lugar de cumplir la promesa de Arouri de funcionar como la primera línea de defensa de Irán, el movimiento puede olvidarse de la ayuda militar iraní”. Por otro lado, si Hamas cumple su promesa a Khamenei, crearía un frente contra Egipto y terminaría cualquier posibilidad de un acuerdo con Israel. Y si Hamas deja de frenar en la Jihad Islámica, el grupo puede llevar a Hamas a una peligrosa aventura militar que conduce a la guerra con Israel “.

¿Cuánto tiempo podrá Hamas mantener la calma?

Adnan Abu Amer escribe: “Muchos palestinos sienten que Estados Unidos ha cruzado una línea roja con el asesinato de Soleimani, dada su destacada peso en el estado iraní. Podría alentar a Israel a llevar a cabo asesinatos similares contra líderes palestinos y a intensificar un enfrentamiento entre israelíes y palestinos. Algunos líderes palestinos pueden haber decidido aumentar sus medidas de seguridad desde que Israel asesinó al comandante de la Jihad Islámica Bahaa Abu al-Atta el 12 de noviembre en Gaza “.

Ahmad Abu Amer agrega que Hamas, Israel y Egipto están fuertemente invertidos en la calma imperante. “Israel ha permitido la exportación de productos fabricados en Gaza, con destino al Golfo, los mercados europeos e israelíes a través del cruce comercial Kerem Shalom”, escribe. “Además, según informes del 29 de diciembre de medios de comunicación palestinos e israelíes, Israel permitió que algunos materiales de doble uso entraran a Gaza. Las medidas siguieron a un anuncio del 26 de diciembre por parte de facciones palestinas de una suspensión de tres meses de manifestaciones semanales en la frontera con Israel como parte de la Gran Marcha del Retorno, lanzada en marzo de 2018. Después de que la suspensión finalice en marzo, las protestas solo se llevarán a cabo una vez al mes y en ocasiones nacionales “.

La calma actual es precaria y muy frágil, pero por el momento interesa a todas las partes. Hamas ha acogido con satisfacción el aplazamiento dados los desafíos de gobernar los 1,75 millones de personas de la Franja. La Jihad Islámica, que nunca corta los lazos con Irán y prefiere una línea más dura, también podría ser el vehículo de Irán para otra ronda de escalada presionando a Hamas. El desafío para Netanyahu y Hamas es que mucho depende de las decisiones de otros como Trump, Khamenei, Adbul Mahdi y el Secretario General de Hezbollah, Hassan Nasrallah, todo lo cual está fuera de su control.

Fuente: Al-Monitor

Matar a Sulaimani – Cómo el carnicero del pueblo se convirtió en un héroe anti imperialista

Vivimos en un mundo donde olvidamos a menudo que pueden coexistir múltiples verdades al mismo tiempo. En una era de conglomerados mediáticos que regurgitan una y otra vez los mismos eslóganes y titulares a favor de la guerra, y en una época en la que los fracasos de la izquierda son bastante crudos, debido a esto, la verdad a menudo es reducida a una dualidad simplista y maniquea, con la perspectiva de elegir entre blanco y negro o elegir entre la perspectiva de USA o Irán. Los antiimperialistas que durante mucho tiempo han apoyado la brutalidad del régimen de Assad en nombre de la praxis ideológica de izquierdas están defendiendo a rabiar a otro régimen brutal y violento, Irán, sin tener en cuenta los hechos y realidades históricas; sin tener en cuenta la realidad de la vida de millones de ciudadanos iraníes aterrorizados, violados y oprimidos en silencio; sin tener en cuenta la realidad cotidiana de los oprimidos que viven bajo una brutal dictadura que solo es superada por China en ejecuciones de disidentes, artistas, feministas y activistas de derechos humanos. Sin embargo, los imperialistas estadounidenses han convertido a Sulaimani en una figura heroica y estoica, cargada de carisma y gran seguridad en sí mismo, un héroe que luchó valientemente contra el ISIS y salvó al pueblo iraní, en contraste directo con la vívida incoherencia e imprudencia de Trump. ¿Desde cuándo el antiimperialismo significó ser un ávido partidario de los poderes dictatoriales en lugar de los pueblos oprimidos y colonizados?

Aquí expongo algunas verdades básicas sobre la actual situación entre Estados Unidos e Irán:

  1. Sulaimani era un carnicero y un instrumento de violencia iraní que aterrorizaba a millones de personas en Irán, Irak, Siria, Líbano, Yemen, etc. Uno de sus principales papeles era suministrar constantemente a Hezbolá misiles y cohetes, también desplegó silenciosamente cerca de 50.000 militares iraníes en siria en apoyo del régimen de Assad. Jugó un papel decisivo en la tragedia en curso en Yemen a través del apoyo directo de Irán a los houthis. Su papel para evitar que el ISIS entrara en Irán puede atribuirse en gran medida a la división sunita-chiita (ISIS es suní, Irán es un ávido régimen chiita). Su papel en la lucha contra el ISIS en Siria, tuvo más que ver con el apoyo al régimen de Assad y el fin de un grupo sunita rival, tratando así de establecer su propia hegemonía regional, en vez de preocuparse por la paz y la seguridad de la gente común. Mientras participaba en estas ofensivas extraterritoriales, también era el líder de las famosas fuerzas de Quds, que aterrorizan, ejecutan, espían y secuestran a las fuerzas prodemocráticas, defensoras de derechos de las mujeres y defensores de derechos humanos en Irán. Cientos de miles de personas han resultado muertas a consecuencia del papel que jugó Sulaimani en el cumplimiento de los objetivos regionales de Irán. Su participación en estos países tuvo un impacto directo en las aspiraciones democráticas de kurdos, sirios, iraníes y otras minorías oprimidas en la región.
  2. Irán es un régimen perverso. El único grupo de iraníes que realmente está de luto por la ejecución de Sulaimani son los iraníes conservadores aliados con el Mullah que dirige el régimen. Sí, Sulaimani representaba el nacionalismo iraní, pero en un molde muy específico y estrecho que se ajustaba a la visión de Ayatolah de “Irán”. La mayoría de los iraníes, iraquíes y sirios celebran en silencio, si no abiertamente (aunque con cansancio) la muerte de Sulaimani. También saben que matar a una cabeza de figura simbólica, que ya ha sido reemplazada por el general de brigada Esmail Ghanni, una figura aún más conservadora y notoria del régimen iraní, no pone fin a una política implementada y propagada a fondo por el ayatolá.
  3. Estados Unidos es un régimen muy malo con una memoria desafortunadamente corta e incapaz de utilizar las lecciones aprendidas del pasado al comenzar guerras convencionales a través de intervenciones directas, invasiones o políticas imprudentes como el asesinato del segundo carnicero más brutal dentro de la notoria seguridad iraní.

Se admite que Irán es mucho más medida y restringida en su respuesta, no porque muestre un nivel combativamente mayor de respeto por los terrores de la guerra y respete la vida de sus propios ciudadanos; sino más bien por usar su poder blando a través de medios económicos, políticos o militares y esto significa que implementa cuidadosamente sus políticas. Se mide. Es cuidadosa utilizando sus poderes para implementar clandestinamente y de manera encubierta sus vastas aspiraciones y agendas regionales. Su única lealtad es mantener su única continuidad, mientras afianza sus objetivos de afianzar las divisiones chiítas-sunitas. Existe una unidad, una coherencia con la política exterior iraní y su implementación del poder blando, especialmente en relación con la reciente incoherencia en la política exterior de los Estados Unidos bajo Trump. Es por eso que un informe reciente del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos ‘indicó que Irán es el mayor influyente en la región. Es por eso que Irán aún tiene que responder de la misma manera imprudente tal como la imprudente ejecución de Sulaimani por parte de Trump.

Finalmente, la ciudadanía común de Oriente Medio, especialmente en Irán e Irak, no desea una guerra contra los Estados Unidos. Quieren una remoción del régimen del Ayatollah que continúa aterrorizándolos e influenciando sus realidades diarias con su propia seguridad y sus propios intereses nacionales, pero no de la misma manera que Saddam fue removido en 2003. Esta fue una invasión que resultó en el fracaso de Irak como estado, el surgimiento de ISIS y el nivel incomprensible de violencia que se produjo como resultado, el genocidio Yazidi, el surgimiento de las fuerzas de Hshed al-Shahbi respaldadas por Irán y más. Ninguna persona en sus cabales quiere la guerra. Ninguna persona amante de la democracia quiere la guerra con Irán. Del mismo modo, las sanciones solo impondrán más presión sobre el pueblo de Irán que ya está sufriendo y que está pasando por una crisis económica. El cambio de régimen debe ocurrir internamente, orgánicamente y como resultado de las voces y acciones del pueblo de Irán. Cualquier otra cosa huele a intervencionismo e imperialismo, y nunca será vista como legítima.

Y aquí hay una verdades básicas finales: puedes alegrarte del final de Sulaimani y aún así estar en contra de la guerra. Puedes condenar la forma en la que Sulaimani fue ejecutado, pero aún puedes sentirte aliviado de que ya no esté para aterrotizar al pueblo. Puedes ser antiimperialista estadounidense y estar en contra de la dictadura y la brutalidad del régimen iraní. Ser antiimprialista estadounidense, despreciar las políticas imprudentes de Trump contra la humanidad no significa que debas hacer de Sulaimani un símbolo de la libertad o de ideología de izquierdas. Sulaimani era un carnicero. Trump es un megalómano peligroso. Los ayatollah son igual de culpables, sangrando gota a gota la sangre de millones de personas en toda la región, financiando grupos terroristas y guerras de poder. Dejen que Sulaimani muera como el carnicero que era, con un final apropiado, el mismo final que él repartió sobre miles, sin convertirlo en un heroe antiimperialista del pueblo, y por extensión, justificando al régimen iraní. La única lealtad que debe tener es para con la ciudadanía común de Iran, Irak y la región. Estamos en el 2020, y es hora de que empecemos a ver los problemas con todas sus complejidades, dándonos cuenta de que pueden coexistir múltiples verdades y que un análisis simplista no sirve a nadie nada más que para aquellos que anhelan la guerra.

Hawzhin Azeez

Dona en apoyo de los campos de refugiados en Shehba

Apoya a las voluntarias en los campos de refugiados de Shehba

Internationalist Commune

LAGUNTZA HUMANITARIOA HEYVA SOR A KURDISTANE

II ENCUENTRO INTERNACIONAL ECOLOGÍA SOCIAL EN BILBAO

Murray Bookchin

JINWAR: ALDEA DE LAS MUJERES LIBRES

#StopErdogan

CONFERENCIA 2017 DESAFIANDO A LA MODERNIDAD CAPITALISTA

CONFERENCIA 2017 DESAFIANDO A LA MODERNIDAD CAPITALISTA

Síguenos en Twitter

DATATIK SARRERAK

enero 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Blogen datu estatistikoak

  • 118.077 ikusiak

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: