estás leyendo...
Eventos

Orhan Pamuk: “Turquía camina a la deriva hacia un estado de terror”

El laureado escritor turco con el Premio Nobel de Literatura, Orhan Pamuk, ha realizado unas declaraciones sobre la situación actual que atraviesa el país. “En Turquía están silenciando y aislando a todas las voces que lanzan su más mínima expresión crítica contra el gobierno. No existe libertad de pensamiento y nos estamos distanciando a una gran velocidad del estado de derecho para dirigirnos hacia un régimen de terror, impulsado por odio atroz”.

Orhan Pamuk escribió estas palabras en Estambul, pero no fueron publicadas en Turquía. Fueron enviadas al diario italiano Republicca ya que ningún diario turco se atrevería a publicarlas. De hecho, casi todo el personal que trabaja en el diario más longevo de Turquía, Cumhurriyet, fue detenido la semana pasada, acusados de apoyo a los rebeldes kurdos y a la sociedad secreta islámica liderada por el clérigo Fetullah Gülen. Si hacemos una comparación sería como si a Wall Street Journal lo acusaran de dar su apoyo simultáneo a Al-Qaeda y al Presidente Maduro de Venezuela. El diario Cumhurriyet siempre tuvo un estilo editorial de acuerdo a una ideología laica, en total oposición al sistema islamista que propugna Fetullah Gulen y también condenaba las acciones armadas de ciertas facciones kurdas.

Pero ahora, toda la redacción de Cumhurriyet está encarcelada junto con otras 37.000 personas arrestadas, a menudo con cargos inverosímiles. Desde el intento de golpe de estado que tuvo lugar en Turquía en julio de este año, Erdogan ha amnistiado a 38.000 presos comunes para dejar espacio en las cárceles.

El gobierno del AKP sostiene que los reponsables del intento fallido del golpe militar son los “gulenistas”. Puede que lo hayan sido, pero Erdogan está explotando el estado de emergencia para suprimir todos los focos de oposición a su gobierno. Cualesquiera que sean los puntos de vista, todos son acusados de ser “pro-gulenistas” o “pro-terroristas”. La amenaza gulenistas se ha inflado hasta proporciones absurdas. El vice-primer ministro de Erdogan, Nurettin Canikli, declaró recientemente en una entrevista realizada por la BBC que los miembros del grupo han sido sometidos mediante hipnosis a un lavado de cerebro y que cada uno de ellos actúan a las órdenes de Gulen como si de robots se trataran, pudiendo llevar a cabo todo tipo de ataques incluyendo ataques suicidas.

Erdogan incluso llega a culpar a los gulenistas de ser los causantes del derribo del avión de combate ruso en la frontera turco-siria, hace un año. En aquel entonces, el presidente turco afirmaba que el derribo fue realizado bajo sus órdenes. También Erdogan olvida mencionar que él y Fetullah Gulen fueron aliados muy estrechos dedicados en la tarea de islaminar todos los servicios públicos turcos. El objetivo de ambos era que la mayoría de los cargos de funcionarios, oficiales militares, maestros, policía, jueces, estuvieran en las manos de piadosos musulmanes. Esto suponía una enorme tarea ya que durante casi un siglo, estos empleos habían estado en manos de turcos seculares, que pensaban que la religión no tenía condominio en la terreno político. El cambio se logró dando a los candidatos gulenistas las respuestas a los exámenes de oposición, manipulando los nombramientos de cargos militares y judidiales o simplemente a través del ejercicio corrupto del poder. En 2016 la islamización era ya un hecho consumado.

Al final, tanto Gulen como Erdogan se precipitaron estrepitosamente, ya que no se sabe a ciencia cierta quién de ellos controla realmente a estas decenas de miles de funcionarios profundamente religiosos. Erdogan se dio cuenta tarde que con su política había creado una fuerza hostil  en el corazón de su propio aparato de gobierno.

También ha demostrado no tener previsión en sus tratos con los kurdos de Turquía. En las fases anteriores de su carrera política Erdogan había dado pasos importantes al avanzar un alto el fuego con el PKK, pero cuando perdió las elecciones el año pasado tuvo que recuperar los votos de las facciones más ultranacionalistas de Turquía, y lo hizo rompiendo el alto el fuego y reanudando la guerra contra los kurdos.

Es feo y muy triste lo que pasa en Turquía. La tragedia turca no tenía por qué suceder. La ambición despiadada de un hombre ha hecho descarrilar el prometedor futuro de todo un país. No está nada claro si el tren de la democracia volverá a caminar por el carril.

Fuente: Gwynne Dyer para Bangkok Post

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

II ENCUENTRO INTERNACIONAL ECOLOGÍA SOCIAL EN BILBAO

Murray Bookchin

JINWAR: ALDEA DE LAS MUJERES LIBRES

#StopErdogan

CONFERENCIA 2017 DESAFIANDO A LA MODERNIDAD CAPITALISTA

CONFERENCIA 2017 DESAFIANDO A LA MODERNIDAD CAPITALISTA

INTERNAZIONALISMOAREKIN BAT

Síguenos en Twitter

DATATIK SARRERAK

noviembre 2016
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Blogen datu estatistikoak

  • 97,941 ikusiak

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 784 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: